América latina avanza en certificados digitales y la OMS trabaja en validación global

América latina avanza en certificados digitales y la OMS trabaja en validación global

La necesidad de dejar atrás la pandemia involucra que las poblaciones vacunadas puedan circular con mayores libertades, en sus territorios, pero también en otros. Ésta es una nota sobre QRs, acerca de casos de uso para pases sanitarios y de desigualdades estructurales.

Paraguay y Cuba son solo dos ejemplos de países que aprovecharon el comienzo de 2022 para sumarse a los beneficios de la tecnología, al ofrecer a sus comunidades una herramienta digital y gratuita mediante la que identificar fehacientemente a aquellos que optaron y pudieron vacunarse contra el Covid-19. Ahora, esas personas no sólo forman parte de ese colectivo comunitario internacional que apostó por la inmunización masiva para comenzar a transitar la post pandemia, sino que también, pueden comprobarlo mediante un QR. Y en eso también está trabajando la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel mundial.

A más de dos años de iniciada una pandemia cuyo curso no concluyó, con más de 456 millones de casos confirmados a escala planetaria y más de seis millones de muertes, sólo puede concluirse que la emergencia sanitaria expuso las desigualdades de una manera brutal y que las profundizó. Y la inmunización de las poblaciones no fue la excepción: la mitad de los habitantes del planeta está vacunado contra el Covid-19 (57,4%, según los datos exhibidos por Google en base a De Our World in Data y JHU CSSE COVID-19 Data) porque el acceso a las dosis no fue equitativo y porque hay modas anti-vacunas muy peligrosas, cuyo granito de arena suma a las dificultades para saldar esta coyuntura sanitaria de excepción. Sin embargo, las economías necesitan reactivarse y las poblaciones trasladarse, y resulta impostergable la incorporación de certificados.

Este medio ya publicó diversas notas que señalan la importancia de incorporar estándares internacionales de seguridad a estos mecanismos de validación, para garantizar la protección de los datos de las poblaciones; soluciones que ofrezcan una salida informáticamente cuidada de la pandemia y en las que Blockchain ocupa un lugar central.

En lo que refiere a las implementaciones de pases sanitarios, también cabe recordar que la Argentina, cuya capilaridad de vacunación es superior al 80% de la población, data de 2021, cuando en septiembre se anunció que la app Mi Argentina pasaba a erigirse como pasaporte sanitario válido.
Durante ese mismo año, Uruguay hizo su avance: en diciembre su app CoronavirusUy se integró al sistema de certificado digital Covid de la Unión Europea, algunos meses después de haberse transformado en el pasaporte sanitario del país.

Paraguay. Si bien la discusión acerca de la necesidad de un carnet que identificara con fidelidad a las personas inmunizadas surgió en este país en 2021, la novedad se conoció en este 2022 e involucró al anuncio que realizó el Ministerio de Salud local. Se trata de un comprobante digital, más precisamente, de un QR con cualidades informativas que cada usuario debe solicitar mediante la página web del organismo dedicada al tema (disponible aquí) y que permite que la ciudadanía demuestre que su cronograma de vacunación contra el Covid-19 está completo, ante quien lo requiera.

“Este carnet no reemplaza ninguna herramienta ni documento del ministerio. Para trámites y viajes se sigue usando el carnet Covid. Es importante conservar el carnet físico”, puntualizó el ingeniero Luis Álvarez, director de Seguridad Informática, de la Dirección de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DGTIC), del Ministerio de Salud del Paraguay (MSP).

Inclusive, por estos días, el país liberó el cronograma de vacunación -organizado, hasta ahora, en función de los números de documentos de las personas y franjas etáreas- para permitir que cualquier ciudadano con cinco años o más de edad y aún no haya completado las dosis, pueda recibirla.

Según la fuente ya citada, Paraguay posee al 45,2% de su población vacunada (3,2 millones de personas) y desde el comienzo de la pandemia registró 645.768 casos y 18.529 muertes.

Cuba. El certificado digital de vacunación anti-covid en la isla es también una novedad reciente. El anuncio corrió por cuenta del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y, en este caso, se trata de una app descargable desde el repositorio de aplicaciones cubano, Aplikis, llamada CuVac19. Su objetivo es de carácter informativo mediante el uso de un QR y, según aclararon las fuentes oficiales, no sustituye a la tarjeta oficial de vacunación local, aunque se suma como una plataforma de validación por haber sido creada bajo los estándares y las recomendaciones de la OMS.

La iniciativa, no obstante, tuvo su demora en la carga de la información, que alcanza al 20% de las personas vacunadas en Cuba y esto puede impactar negativamente en la posibilidad de acceder a este certificado. En este caso, todo el proceso de validación de identidad y chequeo de carga de datos, puede demorar hasta siete días y el solicitante recibirá un llamado telefónico que permitirá concluir el trámite para, recién después, obtener dicho certificado.

OMS. La única verdad es la realidad y la mitad de la población mundial no está vacunada, algo que impacta en las calidades de vida de las personas y en las apariciones de nuevas cepas y recrudecimientos de la enfermedad. Y, aunque se avanzan en diversas estrategias en este sentido y la OMS considere “prematuro” hablar del fin de la pandemia, muchas acciones buscan acercarse a ese momento. Un buen ejemplo es el trabajo que por estos días desarrollara para alcanzar un certificado de vacunación global, unificado, homogéneo, seguro y certero, para propiciar los movimientos físicos de las personas con libertades algo similares a los realizados con antelación a la emergencia sanitaria.

Lo cierto es que, hasta el momento, cada país trabajó en su propia estrategia -tanto de identificación digital de las personas en materia de inmunización como la obligatoriedad de reclamar los esquemas completos a quienes quieran ingresar a sus territorios- y, se sabe, el desafío es la interoperabilidad. Por ello, la OMS avanza en un estándar internacional. En buena medida, trabaja en cuatro líneas: el certificado digital de la Unión Europea, el Programa DIVOC de la India y el VDS-NC de Australia; además de los pases creados por Apple y Walmart.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fourteen − 10 =