8 diciembre, 2021

Estándares y Blockchain aseguran una salida ordenada de la pandemia

Estándares y Blockchain aseguran una salida ordenada de la pandemia

La transformación digital en Salud implica que los datos deben poder ser compartidos, para facilitar decisiones complejas en tiempo récord. Sin embargo, esa premisa que es en principio sencilla, es también el punto de partida de los grandes desafíos de esta era de la interoperabilidad total: la gobernanza, la interoperabilidad y la estandarización de los datos. Porque los datos lo son todo, más aún, en un escenario en el que la emergencia sanitaria impuesta por la pandemia por Covid-19 aún se escribe en presente, tras 16 meses de aislamientos poblacionales y de congelamiento de las economías. Hoy, es necesario poder comenzar a moverse, pero con seguridad informática y sanitaria, arena en la que los estándares resultan indispensables, y Blockchain la utopía posible.

La llave Blockchain. El de la Salud es uno de los sectores en los que Blockchain aplica al dedillo: porque garantiza seguridad, confiabilidad e interoperabilidad, al punto del no repudio al intercambio de datos; pero se queda en esa capa y no interfiere con otras tecnologías.

Un buen ejemplo de esto son los pasaportes sanitarios, que en el mundo comienzan a ser los habilitadores para concretar desde una cena en el interior de un restaurante o el ingreso como espectador a un partido de fútbol, hasta el traslado aéreo internacional más escalado: todo requiere de la garantía inmuno-santitaria, que admita o deniegue el acceso. Y no es para menos. Pero, a la pregunta acerca de qué niveles de seguridad se pueden aspirar, la respuesta de Blockchain es: todos.

Dedit.IO es una de estas plataformas, un certificado Blockchain que valida y da seguridad sobre vacunación y resultados de test de antígenos, como el PCR, incluyéndoles una fecha precisa y cierta, una firma electrónica, una prueba de autoría, una integridad de documento y una inmutabilidad en el tiempo; además de un código QR de modo tal de que su acceso sea sencillo.

Fabrizio Pelli, socio gerente de Dade2, empresa con sede en Londres especializada en Cloud y transformación digital, y delegado para América Latina de la asociación Italia4Blockchain, explicó en diálogo exclusivo con Telemedicina – Salud En Línea los alcances de Dedit.IO y los beneficios de Blockchain.

“Estamos en el medio de una revolución y Blockchain se va a implementar de manera disruptiva en muchos sectores”, sostuvo Pelli y señaló que hay segmentos como el financiero, en el que se está discutiendo “dónde está la frontera de informática”, pero también el de Salud, por la pertinencia.

“Se va a necesitar un estándar para salir de la pandemia porque ya se sabe que la amenaza no termina con la inmunidad de rebaño, tal como se pensaba; será con un estándar tecnológico que imponga un protocolo”, dijo con claridad Pelli en relación a la necesidad de disponer de información segura y confiable de las personas.

Por ejemplo, el 1 de julio de 2021, la Unión Europea (UE) impuso un certificado sanitario, “Covid digital” que permite a los ciudadanos y residentes de la región exhibir de forma válida su nivel de inmunización en el territorio, pero la propuesta de Dedit.IO, basada en Blockchain es diferente, entre otras razones, por estar basado en un paradigma “democrático y sustentable”, con datos descentralizados.

El dato médico, en este paradigma, queda registrado en la plataforma y en la cadena de bloques pública; y es la labor de Blockchain garantizarlo con la marca del tiempo, de la fecha real de emisión del certificado.

Y entre las novedades de esta edición, se conoce un dato que forma parte de este universo: Estonia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) avanzan sobre Blockchain para crear certificados de vacunación digitales de Covid-19.

Una buena experiencia. En la Argentina, Neuquén es el faro en materia de Blockchain, inspirado en el modelo que hace famosa a Estonia y que lo erigió como el país más digital del mundo, y para el que recurrió a la plataforma de código abierto X-Road. En junio, el gobierno provincial sancionó la Ley 3290 y dio entidad formal al Ecosistema de Integrabilidad Digital Neuquino, un ejemplo de la activa política informática local que viene desarrollando desde hace una década su secretaría de Modernización de la Gestión Pública.

La iniciativa integra a los tres poderes del Estado provincial, sus entes centralizados y descentralizados; las empresas públicas, mixtas u organizaciones privadas en su relación digital con la provincia y los municipios adheridos; y aspira a facilitar el intercambio fluido y seguro de los datos, agilizando los trámites administrativos y garantizando la autenticidad de la información, con la virtud de ser auditable y sostenible.

Se trata de una normativa que propicia la integración y la interoperabilidad de los sistemas digitales que interactúan con el Ecosistema y que posibilita que los datos de los ciudadanos sean utilizaos de forma segura, transparente y confidencial, “en armonía con la ley nacional 25.326, de Protección de Datos Personales y sus normas complementarias; con la ley 2.819, de desburocratización en el ámbito de la administración pública provincial y con la ley 3.044, de acceso a la información pública”, admite la propia gestión de gobierno.

Y como todo faro, ilumina, sobre todo, en las asambleas del Consejo Federal de la Función Pública (Cofefup), donde Río Negro, La Pampa y Catamarca empezaron a verlo como una opción viable para el desarrollo propio y con la aspiración a que su alcance sea federal.

Gustavo Giorgetti, fundador de Thinknet y responsable de la transformación digital en Neuquén, recordó en diálogo con Telemedicina – Salud en Línea, que la provincia patagónica viene trabajando en este sentido desde 2010 y que el logro normativo le da un respaldo que no tenía, al tiempo que “intercambiar información a través del ecosistema deja de ser una opción voluntaria de los organismos, sino que ahora los tres poderes del Estado que deseen hacerlo deben pasar por allí, y esto es importante porque va a acelerar muchísimo el proceso”.

Inclusive, parte de la infraestructura de Salud neuquina ya posee X-Road y se comunica en línea con la Secretaría de Salud informándole casos, contagios, vacunados de Covid-19, etc., “y esto también muestra que es bueno, que operativamente estamos en carrera”, destacó Giorgetti.

“Creo que la clave de todo esto es que realmente se mimetiza el poder real porque no hay un administrador de un BUS que autoriza o no determinados servicios. Y hasta ahora la tecnología y la concentración de la información siempre cambió al poder real, o sea, el que se apropió de más información fue el que más poder tuvo”, explicó Giorgetti.

Pero, ¿y con el Bus de Interoperabilidad como se lleva? “Hay un tema de tecnologías de diferentes niveles, pero, de todas maneras, la que estamos proponiendo con el modelo de Estonia es mucho más distribuida”, sentenció Giorgetti, al tiempo que admitió que “si hay un BUS, como el que tiene en este momento el Ministerio de Salud de la Nación, se colocará ese, no hay problema, porque este modelo es bastante flexible y lo interpreta”.

Lo que subraya el especialista es importante porque implica que “no hay que tirar nada, se aprovecha todo”.

BUS: Habemus Comité Federal de Estándares. “La definición federal de estándares que garanticen el intercambio de información sanitaria en todo el país, a través del consenso y la participación amplia, es una prioridad de esta gestión”, dijo Cintia Speranza, directora Nacional de la Dirección Nacional de Sistemas de Información (DNSI), del Ministerio de Salud de la Nación, órgano que dio vida al Comité Federal de Estándares de Interoperabilidad en Salud.

Si bien no se trata de una iniciativa sobre Blockchain, la noticia es igualmente auspiciosa por proponer un espacio de encuentro y trabajo para la estandarización, cuya segunda reunión se desarrolló días previos a la publicación de esta nota, y que tiene previsto un nuevo encuentro en septiembre.

Se trata de un espacio nacido para nuclear a todos los involucrados en la definición de estándares de interoperabilidad en Salud del país y que, hasta ahora, reunió a representantes de los equipos técnicos de provincias como Misiones, La Pampa, Corrientes, Salta, Chaco, San Juan y la Ciudad de Buenos Aires, pero que también convocó a los miembros de la Cámara Argentina de Salud y Tecnología (CASyT), de HL7 Argentina, de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y del Programa de Atención Médica Integral para jubilados y pensionados (PAMI).

En esta oportunidad, por ejemplo, los participantes repasaron y priorizaron aquellos procesos sanitarios que requieren una definición al respecto, Y, en ese marco también se precisó acerca de los recursos para continuar avanzando con la implementación de los estándares en todo el país, al momento en que Martín Díaz, responsable del área de estándares e interoperabilidad FHIR de la DNSI, presentara los avances en las funcionalidades dentro del BUS y anunciara la publicación de la “Guía de Implementación del Bus de Interoperabilidad”, con el paso a paso técnico –disponible aquí-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 2 =