16 junio, 2024

Compartir

Receta Electrónica: Buenos Aires pateó el tablero y reavivó el debate de la interoperabilidad en salud

El gobierno de la provincia de Buenos Aires (PBA) anunció que el 1° de marzo de 2023 comenzará a funcionar la Receta Electrónica Bonaerense (REB). Se trata de la primera etapa de implementación que incluye la entrega presencial de la firma electrónica a los médicos en los 175 puntos de registro en establecimientos del sector público distribuidos en toda la provincia y la posibilidad de que los pacientes puedan comprar sus medicamentos en cualquier farmacia de la PBA de la misma manera que lo hacen hoy con las recetas en papel. En una segunda etapa, se prevé la entrega de firmas digitales remotas a los profesionales y la integración con los sistemas de validación internos de las obras sociales y prepagas, y con otras HCE que incluyan receta electrónica, entre otras mejoras.

En los puntos de registro, se le asigna al médico un usuario que le da acceso a una firma electrónica otorgada por el Ministerio de Salud bonaerense. La herramienta es gratuita y puede ser utilizada a través de la computadora o el celular. Los pacientes, por su parte, recibirán la receta en su celular o correo electrónico y podrán ir a cualquier farmacia de la provincia de Buenos Aires con su DNI y recibir su medicamento.

Por la superficie de la provincia de Buenos Aires (más de 300.000 km2) y por su densidad poblacional (más de 17 millones de habitantes), se erige como el mayor y más interesante caso de integración digital en salud de la Argentina. Más adelante se definirá cuál es la estrategia de interoperabilidad que utilizará, si X-Road o el BUS, y seguramente dependerá de los avances del Ministerio de Salud de la Nación en ese sentido.

No es un software, es un proceso. Santiago Pesci, director de Información en Salud del Ministerio de Salud (Minsal) de la PBA, remarcó a Telemedicina-Salud en línea que “se debe comprender que la receta electrónica bonaerense no es un software de prescripción electrónica sino un proceso integrado con distintos actores del ecosistema, algo que permite, por ejemplo, anular el renglón que se dispensa”. Esto otorga mayor trazabilidad, un uso racional de los medicamentos y tiende a la eliminación de las recetas “truchas”, por nombrar alguno de los beneficios inmediatos.

La iniciativa de la PBA es el resultado del trabajo articulado con la Universidad Nacional del Centro (UNICEN) y los colegios de Médicos y Farmacéuticos de la PBA. Para poder prescribir, las y los profesionales deben registrarse desde el 13 de febrero con su DNI y matrícula en alguno de los 175 puntos distribuidos en todo el territorio, los cuales fueron coordinados en conjunto con las 135 secretarías de salud municipales, y los directores y directoras de los hospitales y regiones sanitarias. “En esta primera etapa los profesionales tienen que acercarse con su DNI y matrícula para obtener su firma electrónica porque nos permite asegurar la identidad y que la matrícula está activa y porque, además, aún es baja la cantidad de autoridades certificantes de firma digital en la provincia y sería más una barrera hacerlo así en este momento porque el otorgamiento sería lento”, explicó Pesci.

De esta manera, para la autenticidad de los documentos, se aplica la firma electrónica (datos electrónicos que tienen validez legal de identificación y acto de voluntad), mientras que se proyecta la incorporación de firma digital remota (sumando elementos criptográficos y de seguridad) para cuando las condiciones sean favorables a ese uso. En este sentido, el Minsal de la PBA se encuentra en proceso de convertirse en autoridad certificante de firma digital para facilitar su uso y aplicación.

El anuncio. La presentación de la REB se da en un año electoral, y luego de la reciente declaración de invalidez de las recetas por WhatsApp implementadas de urgencia por el Ministerio de Salud de la Nación para dar una respuesta rápida a las necesidades sanitarias que imponía la pandemia. Según el gobernador de la PBA, Axel Kicillof, “es una verdadera proeza haber realizado esto en tan poco tiempo, y lo que se ha logrado es reemplazar ese sistema a través de WhatsApp o mensajes que tenían vulnerabilidad por otro que tiene los más altos estándares de seguridad y rendimiento”.

Ambos elementos son clave para analizar este lanzamiento desde el costado político. Sin embargo, el ministro de salud bonaerense, Nicolás Kreplak, y su equipo de colaboradores, adoptaron desde el comienzo de la gestión a las herramientas digitales como estratégicas para desarrollar políticas públicas sanitarias de largo plazo, y la receta electrónica es parte fundamental de esa estrategia que, entre otras implementaciones, incluye la de la Historia de Salud Integrada (HSI) o la evaluación de los datos recabados con la aplicación Cuid.ar para desplegar políticas de prevención (ver mención al tema en esta entrevista). “Trabajamos en conjunto con colegios de farmacéuticos y medios para que este sistema de prescripción y dispensa facilitara el proceso para todos los involucrados”, aseguró Pesci.

Se estima que en la provincia de Buenos Aires hay 1.600 farmacias y 90.000 médicos, de los que 12.000 pertenecen al sistema público. Esta iniciativa de la PBA ya cuenta con todas las farmacias adheridas y, alrededor de 3.000 profesionales médicos que están implementando la Historia de Salud Integrada (HSI) de la PBA que tienen su firma electrónica. Y se estima que en quince días de realizado el anuncio de la REB por parte del gobernador Kicillof, se registraron más de 4.000 médicos.

Tecnología, seguridad e integración. Según se explica en el sitio del ministerio de Salud de la PBA, la REB “es un documento digital de carácter sanitario, confeccionado y firmado por un/a profesional de la salud autorizado/a, conforme a la ley de ejercicio profesional de la autoridad jurisdiccional competente y con firma en los términos de la Ley N° 25.506 de Firma Digital”.

El contenido de la REB cuenta con los campos que han sido priorizados por la red nacional de salud digital (ver cuadro al final de esta nota). “Se trata de una receta que posibilita el registro de un documento estructurado, identificando de manera unívoca cada receta y sus múltiples de renglones”, aseguraron desde el Ministerio de Salud bonaerense a Telemedicina-Salud en línea.

El proyecto se encuentra bajo el marco de la política de ciberseguridad de la PBA, que implica, entre otras cosas el alojamiento en una nube pública estatal a cargo de la subsecretaria de Gobierno Digital, la gestión de incidencias monitoreadas por el Equipo de Respuesta frente a Incidencias de Seguridad informática de la Provincia de Buenos Aires (CSIRT-PBA), la seguridad informática de la aplicación monitoreada por auditorías internas y externas; además de las políticas de gestión de usuarios explícita que aseguran la identificación de identidad e idoneidad de los profesionales, los responsables en puntos de acceso y la utilización de doble factor de autenticación para el “logueo” de usuarios.

Para asegurarse que la dispensa de medicamentos se hace de manera correcta -lo que corresponde a quién corresponde-, la red de farmacias de la PBA, mediante el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Bs.As, informa recetas y renglones dispensados (mediante servicios REST de interfaz entre sistemas) para anular su utilización en otro punto de dispensa.

En cuanto a las políticas de estándares de interoperabilidad, se contempla la identificación unívoca de personas mediante el estándar Master Patient Index o MPI de la RED Nacional de Salud Digital (pacientes federados a nivel nacional), la tabla de profesionales validados contra el Registro Federal de Profesionales de la Salud (REFEPS) al alta del usuario y en cada dispensa, los establecimientos identificados con codificaciones del Registro Federal de Establecimientos de Salud (REFES) y el Registro Único Provincial de Establecimientos de Salud (RUPES), la terminología clínica de SNOMED CT para identificación de diagnósticos y problemas de salud, y la incorporación del Diccionario Nacional de Medicamentos de SNOMED CT actualizados por el centro terminológico nacional en el capítulo argentino en base a los productos informados por la ANMAT.

Debate constructivo. El anuncio de la REB encontró a un ecosistema de salud digital interesado en conocer los detalles tecnológicos detrás de la implementación. Todas dudas y cuestionamientos que permitirán mejorar este desarrollo, los que existen y los que vengan.

Entre la comunidad identificada con la informática en salud, la actualización de la información de médicos matriculados. Consultados sobre este punto, en el Minsal bonaerense aseguraron que tienen importados los padrones de los colegios con las matrículas, con no más de 30 días de actualización. Es decir, en febrero, por ejemplo, contaban con las altas y bajas que se produjeron en enero. No obstante, para mejorar este punto, están en proceso de implementación de altas y bajas en servicios Web para que esto se realice manera automática.

La validación se realiza contra el REFES del Sistema Integrado de Información de Salud Argentina (SISA), que incluye a todos los establecimientos sanitarios del país del sector público y privado, con y sin internación, que se encuentran funcionando en cada una de las jurisdicciones provinciales según la reglamentación vigente en ellas, y también contra el REFEPS. Mientras que contra el RENAPER se podrá conocer información sobre fallecidos tanto en el ámbito del profesional médico como del paciente. Todo hace a un mayor control y trazabilidad.

Contenido mínimo de las recetas electrónicas o digitales 

1. Identificador de la receta, este identificador tiene como objetivo identificar unívocamente cada receta y así posibilitar su localización durante el proceso de prescripción y dispensa en el sistema de salud, así como la posibilidad de control luego de dispensado el medicamento. La Dirección Provincial de Estadística y Salud Digital mediante normas aclaratorias definirá la estructura a utilizar de manera de garantizar la integridad, trazabilidad e inalterabilidad de la receta.

2. Datos del paciente: la receta debe especificar los datos mínimos completos del paciente: Nombre y apellido, DNI, edad, domicilio, número telefónico y correo electrónico cuando corresponda.

3. Cobertura: datos de la cobertura de salud que aplica para el medicamento o producto farmacéutico utilizando el identificador unívoco que defina la normativa vigente.

4. Datos del profesional: se deberá incluir nombre, apellido, DNI, matrícula nacional y/o provincial, especialidad, domicilio profesional, teléfono del profesional que realiza la prescripción electrónica, previa validación que la matrícula se encuentre activa en el Registro Federal de Profesionales de la Salud (REFEPS) o el que en el futuro lo reemplace.

5. Datos del medicamento, productos médicos, productos biológicos, drogas, drogas vegetales y medicamentos herbarios y dietéticas deberá incluir los principios activos con su concentración y la forma farmacéutica. La identificación de los medicamentos y productos médicos se realizará utilizando los códigos de SNOMED CT, del Diccionario Nacional de Medicamentos elaborados a partir del contenido del Vademécum Nacional de Medicamentos de ANMAT.

6. Posología: definir la dosis por unidad, dosis por día y duración del tratamiento para el genérico, con sus principios activos, concentración y forma farmacéutica.

7. Diagnóstico: patología o condición médica que motivó la prescripción, codificada con SNOMED CT, Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) o la que defina la autoridad de aplicación.

8. Validez: fecha de prescripción y vencimiento de la receta.

9. Datos de contexto: fecha y lugar de la prescripción. 10. Firma: certificado de firma digital emitido por certificador licenciado, de acuerdo a la normativa vigente, o certificado de firma electrónica emitida por el sistema de receta electrónica bajo procedimientos de emisión y verificación seguros.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *