8 agosto, 2022

“La tecnología es clave para ordenar la población afectada por diabetes”

“La tecnología es clave para ordenar la población afectada por diabetes”

“Es fundamental ordenar a la población actual afectada por diabetes porque es una enfermedad que tiene muchas implicancias para la vida de las personas y para el sistema de salud”, señala Juan Pablo Fornasari, gerente de Asuntos Gubernamentales y Políticas Públicas de Roche Diabetes Care Argentina; y asegura: “Cuando me siento con las administradoras -sean públicas o privadas- lo que les propongo son campañas de información y prevención, acompañadas de tecnología”.

La diabetes tiene características que la hacen una patología muy particular, por las desencadenantes en otras alteraciones de la salud y por su consecuente impacto en la gestión de la atención y en los costos asociados. Lo ideal para administrar al universo de diabéticos es contar con información que permita actuar lo más tempranamente posible. “Hay que empezar por la pediatría, es en el segmento donde hay que hacer mayor prevención, y es donde hay que empezar a invertir, aunque sea pensando en los costos”, sugiere Fornasari y en este sentido destaca: “El gran problema es descubrir la diabetes y luego sus colaterales”.

Quizás por su formación humanística y por trabajar en este segmento de la salud dentro de Roche desde hace 15 años, Fornasari logre un equilibrio entre una mirada social y comercial, y esté tan convencido de la necesidad imperiosa de salir a buscar a quienes tienen diabetes y comenzar a tratarlos, de actuar proactiva y preventivamente para lograr aumentar la expectativa y la calidad de vida de quienes la padecen y ayudar a que resista el sistema de salud.

 

Hacer con la información. Según la International Diabetes Federation (IDF), se espera que la cifra total de personas con diabetes en todo el mundo crezca hasta los 578 millones para el año 2030 y hasta los 700 millones para el año 2045. Del total relevado en 2019 por la IDF, 374 millones de adultos tienen una tolerancia discapacitada a la glucosa, situándose en un elevado riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 (es decir que el cuerpo de la persona no produce suficiente insulina o es resistente a la insulina).

A nivel económico, la diabetes fue responsable de USD 760.000 millones en gastos de salud en 2019 en todo el mundo; y se encuentra entre las 10 principales causas de fallecimiento, con cerca de la mitad de las muertes produciéndose en personas menores de 60 años. Además, uno de cada seis nacimientos vivos se ven afectados por la hiperglucemia en el embarazo.

En la Argentina, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada arrojó que entre el 10% y 12% de la población tiene diabetes. De este total, un tercio no lo sabe y de quienes están diagnosticados, la mitad no está en tratamiento. Es decir que sólo el 6,25% de las personas con diabetes acceden a un tratamiento acorde en el país. Por eso, es tan importante salir a buscar a la gente que no sabe que lo tiene, y se lo puede hacer a través de otros parámetros como afecciones cardiológicas, oftalmológicas, nerviosas o de obesidad. “Hay que elevar el perfil de la DM para que los formuladores de políticas la reconozcan como el principal y creciente desafío para la salud pública” , remarca Fornasari.

El escenario se repite casi invariablemente en distintas provincias. En la de Buenos Aires, por ejemplo, se estima que 1 de cada 10 personas mayores de 18 años tienen diabetes y el 40% lo desconoce porque en las primeras etapas es casi asintomática. Una de las medidas que tomó la administración bonaerense para conocer cómo está compuesto el universo poblacional con diabetes en su jurisdicción fue enviar una encuesta por correo electrónico dirigida a las 1.022.619 personas que se registraron y clickearon TENGO DIABETES en la app Cuidar durante la campaña de vacunación para Covid-19. El objetivo del cuestionario es garantizar el acceso a los medicamentos, insumos, controles médicos y a los cuidados indispensables para prevenir las múltiples complicaciones que puede desencadenar esta enfermedad.

Mejorar el escenario. La iniciativa de la provincia de Buenos Aires es celebrada por el ejecutivo de Roche, quien -además- insiste en la posibilidad de segmentar el universo de personas con diabetes para mejorar la gestión de esta enfermedad de cada paciente. Ya sea la salud pública, la obra social, la prepaga o el médico; la información segmentada permitirá controlar el stock de tiras de insulina, conocer qué porcentaje de los pacientes requiere de insulina, cuántos de una combinación de medicamentos, quién necesita un “upgrade” en su tratamiento, quién requiere una bomba de insulina con sensor porque sufre de hipoglucemia severa nocturna e inadvertida, etc. Y, a la vez, evitar el alto impacto de judicialización de la atención que existe a causa de no contar con la información para tomar una decisión correcta.

En todos los casos, la tecnología es la llave que abre la puerta a esa información. Fornasari sugiere también incentivos para quienes logren estos datos porque suponen la reducción de costos a mediano y largo plazo por las complicaciones que pueden evitarse o morigerarse a partir de la prevención y la educación.

Tecnología como herramienta. El ejecutivo de Roche identifica tres momentos disruptivos en lo que son Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) aplicadas a la diabetes. Dos tienen que ver con el desarrollo del hardware específico como son las bombas de infusión continua de insulina y los sensores continuos de glucosa; y la otra está relacionada con el software, como pueden ser plataformas y aplicaciones destinadas a mejorar la adherencia del paciente al tratamiento y que son la mejor fuente de información digitalizada a la que se puede acceder hoy en día, analizarla y emplearla para el despliegue de políticas que permitan mejorar la vida de los pacientes y administrar eficientemente los recursos del sistema sanitario.

Sin embargo, el mayor desafío es lograr la integración de los sistemas y que “todos hablen con todos” y que no deba caerse en una solución cautiva que sólo sirve para retrasar lo que debería acelerarse, es decir, contar con la información, analizarla y actuar en consecuencia.

En Roche Diabetes Care apuestan a la estandarización, al open source, creen en la necesidad de compartir la información para que todos ganen, desde el paciente, hasta los laboratorios, las prepagas y obras sociales, y el Estado. Pero también reconocen que están todos los actores en diferentes estadios de avance en este sentido.

Hoy, el Covid puso en la cabeza de todos a la diabetes y eso hay que aprovecharlo. Distintas jurisdicciones -CABA, Tucumán, La Pampa, La Rioja, entre ellas- avanzan en estrategias de prevención similares a las empleadas por la provincia de Buenos Aires. Buscan llevar el camino de gestión del Covid a otras patologías.

Alineados. “Todos los productos de Roche Diabetes Care han sido diseñados con el mismo propósito: ayudar a las personas con diabetes a vivir vidas más sanas y productivas, así como a hacer más sencillo el manejo de la diabetes”, así describe la compañía su misión y ya en el segundo párrafo de este “quiénes somos” pondera la tecnología: “Los sistemas de control con lancetas y tiras reactivas, y el software para almacenar y analizar datos, constituyen una porción cada vez más importante del portfolio de Roche Diabetes Care debido a que mejoran el control de la glucemia para gran cantidad de pacientes, además de ofrecer mayor comodidad”.

Sus principales productos son la familia Accu-Chek de medidores de glucosa en sangre, tiras reactivas, lancetas y sistemas de manejo de información. En https://www.accu-chek.com.ar/ y a través de la app mySugar, los pacientes pueden transmitir los datos desde el medidor de glucosa al smartphone de manera sencilla. Del mismo modo, el médico con el software Smart Pix tiene la posibilidad de administrar múltiples diarios de pacientes y generar gráficos interactivos con intervalo de tiempo flexible para realizar comparaciones de períodos anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twenty − sixteen =