30 julio, 2021

Philips apunta a orquestar el ecosistema TIC para Salud

Philips apunta a orquestar el ecosistema TIC para Salud

La estrategia comenzó en enero de 2020 y se aceleró con la pandemia. La implementación de la solución Philips Tasy EMR (Electronical Medical Record) avanza en instituciones como Grupo Oroño, OMINT, y en los nuevos hospitales Ramón Carrillo, de San Luis, y el De las Américas, de Bolivia; pero también hace su aporte en la interoperabilidad con el BUS de Nación en, por ejemplo, el Hospital El Cruce.

Philips dio una vuelta de timón a su trayectoria como proveedor de equipamiento hogareño en enero de 2020 para posicionarse como uno de los principales socios tecnológicos de la Salud. Y la pandemia no hizo otra cosa que impulsarlos. Hoy, avanzan en los proyectos más ambiciosos del sector y en su objetivo de consolidarse como un orquestador del área de informática médica.

Alexei Troyano Costa, líder del Clúster Platino de Philips para Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay acredita más de dos décadas de trabajo ininterrumpido en el segmento de la Salud y atestigua la transformación digital vivida desde sus primeros pasos en el sector de diagnóstico por imágenes: “Viví la transición de películas a PACS”.

Hoy, bajo su órbita se coordinan las principales apuestas tecnológicas de instituciones de salud que aspiran a incorporar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) a la práctica médica, y lo hacen porque lo entienden como punto de partida para reformular toda su propuesta de valor médica.

Entrevistado por Telemedicina – Salud en línea,  Troyano Costa comenzó por admitir que el principal desafío que tiene hoy radica en “mantener motivado al equipo” dada la sensación generalizada de estar en un Q5: “Creo que 2020 aún no terminó y nosotros, afortunadamente, seguimos con nuestra estrategia, que estaba bastante clara y diseñada antes de la pandemia, pensada para posicionarnos en tres años como un orquestador, un proveedor fuerte en área de informática medica en Argentina y en América Latina”. Es decir, Philips busca posicionarse como el responsable de hacer articular en su plataforma las necesidades de los usuarios, los desarrolladores de terceros, sean start ups o multinacionales.

“La pandemia fue un catalizador que nos permitió acelerar nuestra estrategia”.

Alexei Troyano Costa, líder del Clúster Platino de Philips para Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay

Impacto. A Philips le pasó lo que a buena parte de la población mundial: tener planes que la pandemia prometió hacer volar por el aire. Sin embargo, su estrategia pudo más. “Fue un catalizador que nos permitió acelerar”, admitió el entrevistado y enumeró los detalles de aquel plan a tres años, que comenzó en 2020 con “la activación del mercado”, basado en la difusión y comercialización de sus soluciones; continúa en 2021, con el foco puesto en afianzar esa labor para que en 2022 se puedan concentrar en “consolidar un ecosistema de informática médica”.

El de Grupo Oroño (NdeR: recomendamos leer la entrevista realizada a Patricio Donnelly Kehoe, coordinador de Innovación Tecnológica de la Unidad de Innovación y Creatividad de Grupo Oroño) es uno de esos proyectos que da pasos firmes en la implementación de Tasy y en el que la pandemia horadó sus plazos, pero no su meta. Sucede que muchos equipos técnicos oriundos de Brasil no pudieron viajar a las filiales santafecinas de Oroño y todo recayó en la virtualidad. Aun así, “Tasy está listo y sólo restan algunas integraciones con terceros, postergadas porque éstos fueron afectados por la pandemia”.

Retos y particularidades. La de Oroño, fue la primera experiencia de Philips en implementar Tasy de forma remota, y luego llegaría otra, no menos compleja y ambiciosa, en el Hospital Ramón Carrillo de San Luis, su primera experiencia en el sector público (NdeR: recomendamos leer la nota en la que anunciamos su inauguración).

“A veces, estos casos en los que arrancamos de cero resultan más fáciles en la implementación en sí, pero más dificultosos en su entrenamiento”, dijo Troyano Costa y comparó la experiencia en Oroño, para ejemplificar un caso en el que la complejidad estaba dada porque la operación se mantuviera activa y las integraciones hacerse en tiempo real. Allí, “fue más sencilla la capacitación porque los profesionales estaban habituados a trabajar con sistemas informáticos médicos; pero fue más ardua la instalación”.

Los nuevos desafíos, ahora, involucran las implementaciones del EMR en el Hospital Alemán y en OMINT, ambos casos con operaciones activas; pero también en la Clínica de las Américas, de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, que, al igual que sucedió en San Luis, se trata de una implementación “desde cero”.

El de las Américas es un nosocomio que aspira a convertirse en uno de los más grandes centros de alta complejidad del país andino. Se trata de una inversión privada realizada en tres etapas de construcción hasta totalizar los 52.000 metros cuadrados: la primera, que ya fue concluida para su inauguración en abril de 2020, y que continúa con dos ampliaciones previstas a cinco y diez años.

Indiscutible. “La transformación digital de la salud ya no es un tema de discutir si hacerla o no, la cuestión es definir cuándo concretarla y la pandemia aceleró mucho este requisito al demandar soluciones de telemedicina, porque para poder ofrecerla las organizaciones deben estar digitalizadas”, sentenció el ejecutivo y valoró los aportes que esta decisión hace en materia de organización, operaciones y costos pero también, porque permite realizar análisis de datos y previsiones en coyunturas extraordinarias.

En ese sentido, dialogar con plataformas como el BUS de interoperabilidad del Ministerio de Salud de la Nación, resulta crucial. “Estamos en diálogo con el Estado argentino por este tema y, por ejemplo, en el El Hospital de Alta Complejidad “El Cruce” Dr. Néstor Carlos Kirchner, trabajamos en un piloto para hacer esa interoperabilidad que es clave, fundamentalmente en pandemia, cuando los análisis de datos son cruciales para tomar decisiones. Y, seguramente, en breve tendremos novedades sobre implementaciones en otros hospitales provinciales”.

“Estamos buscando profesionales de mercado para soportar la gran demanda que tenemos”, celebró Troyano Costa y señaló el impacto positivo que significó para esta operación la adquisición de Carestream: “Nos fortaleció mucho, fue una suma de portafolio y ya estamos conversando con los clientes que recibimos por esa vía para incorporarles Tasy”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

six + 16 =