“La pandemia dejará antecedentes que serán clave para la transformación digital de la salud”

Fernando Núñez, director Nacional de Gobernanza e Integración de Salud en el Ministerio de Salud de la Nación, explicó a Telemedicina. Salud en línea que “el contexto de pandemia hizo que lo que estaba planificado para todo 2020 y principios de 2021 se acelerara, tanto implementaciones como ajustes y desarrollos”. “Se trató de una modificación en positivo de la agenda de salud digital”, aseguró y señaló que post-pandemia “quedará capacidad instalada y antecedentes, entre ellos firma digital, reportes de insumos críticos y de internación en Unidades de Terapia Intensiva en tiempo real capaces de acceder con un tablero; es decir, herramientas de las que se encuentran pocos antecedentes en un país federal”. Además, el funcionario resaltó “el nuevo modo de interacción entre jurisdicciones, provincias y con la Nación que lograron rápidas definiciones en temas como la definición de referentes provinciales; algo que permitió unir personas, procesos y herramientas para realizar una transformación en muy poco tiempo”.

En el caso del bus de interoperabilidad –arquitectura de software que permite integrar y comunicar datos, sistemas de información de salud y equipos médicos- hoy tiene a todas las provincias participando con al menos un servicio de los que provee. “El objetivo del Plan Federal de Salud Digital se viene sosteniendo con la Agenda Digital en Salud porque es una estrategia que demanda mucho esfuerzo y trasciende gestiones”, aseguró Núñez.

Interoperabilidad nacional.  El bus es un conjunto de servicios que irá sumando nuevos con el transcurrir del tiempo y a partir de los requerimientos que surjan. Su utilización depende de eventos de compatibilidad e integración en el que los distintos actores “se van subiendo” y usando los servicios.
Entre ellos los de federación de pacientes –que actualmente suma 3,2 millones de todo el país-, de cobertura –que indica qué cobertura tiene cada persona-, de identificación -a través de Renaper-, de terminología del registro de información –mediante de SNOMED CT-, el de práctica y organización -tabla maestra de profesionales y establecimientos-, y el de facturación –que permite recuperar los costos realizados por organizaciones de salud pública que atendieron pacientes que ya contaban con cobertura de algún tipo-.

“Para que este bus opere y existan más actores hay que trabajar en las integraciones de las jurisdicciones provinciales. En este sentido, estamos incentivando la implementación de historias clínicas provinciales mediante un relevamiento inicial con fondos nacionales”, señaló Núnez. Cada provincia utiliza estos recursos sólo para desarrollar un proyecto que incluya la evolución de la historia clínica y la definición de las contrapartes para trabaja. “Se plantea un círculo virtuoso porque el cumplimiento de determinados indicadores, como puede ser el Registro de Enfermedades Crónicas o el compartir un resumen de HCD en el bus, permite que Nación realice nuevos desembolsos a través del Programa Proteger, y así las provincias continúan con la integración”, expresó el funcionario (Nota del Editor: Proteger es el Proyecto de protección de la población vulnerable contra las Enfermedades No Transmisibles).

 

 

Ejemplos de componentes y funciones del bus de interoperabilidad

Nueva integración. La reciente aprobación del proyecto de ley sobre la prescripción digital de medicamentos que ya cuenta con media sanción en Diputados, “encuentra en el bus de interoperabilidad la vía por la cual se genera la confianza entre el establecimiento público o privado y la farmacia comercial u hospitalaria”, destacó Núñez y explicitó: “Lo que viene a decir la ley es que a partir de ahora se reconoce la prescripción electrónica, y de esto surgirán implementaciones en donde los sistemas de historias clínicas de establecimientos públicos y privados, y por otro lado los dispensadores de medicamentos tendrán que estar enterados de las prescripciones que sucedieron de manera digital para poder dispensarlo”.

Conectividad y fronteras. Todos los servicios que provee el bus de interoperabilidad están alojados en el datacenter de Arsat ubicado en Benavidez, provincia de Buenos Aires. “Trabajamos en conjunto con Arsat para alojar servidores y montar servicios, pero también para delinear estrategias que requieren de la conectividad de los centros de salud”, explicó Núñez.

Por ejemplo, todos los Centros de Atención Primarios de la Salud (CAPS) emplazados en la traza de la Ruta 40 requieren de servicios de Arsat. “Con cancillería de Chile, por ejemplo, estamos viendo el modo de dar un servicio adecuado de salud ante un evento que ocurra en el límite de los dos países, para derivar a la persona al establecimiento más cercano y adecuado sin importar en qué país esté ubicado, y aquí interactúan los buses de interoperabilidad de ambas naciones, y se necesita conectividad”, ejemplificó el director Nacional de Gobernanza e Integración de Salud en Ministerio de Salud de la Nación.

Otra iniciativa regional es la que promueve el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se denomina Racsel, y que percibe cómo se deben compartir las Historias Clínicas Digitales intra países.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three × five =