28 noviembre, 2022

Tony Luna: “La mayor red de telesalud de la Argentina fue posible gracias al compromiso y la solidaridad”

Tony Luna: “La mayor red de telesalud de la Argentina fue posible gracias al compromiso y la solidaridad”

Cuando se decretó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) allá por marzo de 2020 se suspendían miles de turnos por día en el Hospital Garrahan. Y como si se tratara de un dejá vu de lo que comenzó hace 25 años con la idea del entonces director de este centro de salud, Mauro Castelli (ver artículo publicado en este medio), la pandemia generó nuevos desafíos para quienes son parte de la Red Federal de Telesalud. En el Garrahan, entre otras acciones, los equipos de salud implementaron diferentes estrategias para contactarse con las familias y encontrar el mejor modo de resolver la atención de los pacientes del hospital. Así, por primera vez, se realizaron teleconsultas domiciliarias y se comenzaron a brindar diferentes servicios a distancia, como generar permisos de circulación, confeccionar y enviar recetas y hasta medicamentos

En 1997 fue crear la Oficina de Comunicación a Distancia (OCD) desde cero, ahora se encontraron con una red armada y funcionando. No obstante, en ambos momentos hubo un denominador común: recursos humanos solidarios y comprometidos con la necesidad de dar respuesta de atención médica a distancia. “Son las personas las que lograron que hoy cumplamos 25 años con una red de telesalud que va desde La Quiaca hasta la Antártida, es el compromiso de todos los que se encargan de que sea con el medio que sea -aunque siempre resguardando la privacidad de los datos- el paciente pueda ser atendido y se le pueda dar seguimiento”, aseguró Antonio (Tony) Luna, coordinador de Redes y Comunicación a Distancia del Hospital de Pediatría JP Garrahan.

Tony Luna es fundacional de esta red. Fue el primer administrativo de las Oficinas de Comunicación a Distancia (OCD). “Me contrataron por ser un experto en enviar y recibir fax”, recuerda. En ese entonces, Luna estudiaba medicina, pero luego decidió formarse en políticas públicas y obtuvo la licenciatura en Gestión de Políticas Públicas por la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Telemedicina-Salud en Línea (TSenL): ¿Qué significó la pandemia para el área de telesalud del Hospital Garrahan?

Tony Luna (TL): Para nosotros y para mí fue el gran hito en estos 25 años. Soy fundacional y siempre fue una utopía pensar en la atención remota domiciliaria de pacientes y dar esta modalidad de servicio.

Cuando comenzaron a suspenderse turnos de consultorio externo, había que llegar a los pacientes que tiene el hospital. Teníamos un fuerte antecedente y recorrido histórico, pero la dimensión de la pandemia nos llevó a diseñar diferentes estrategias.

La emergencia sanitaria permitió que la herramienta estuviera al alcance de las familias y pacientes. El Ministerio de Salud de la Nación (Minsal) nos daba licencias de videoconferencias ciberseguras, pero las familias se manejaban por whatsapp o llamadas telefónicas. Entonces los administrativos de nuestro sector se contactaban con las familias, les enseñaban a descargar las aplicaciones para que el médico entrara en la teleconsulta y pudiera trabajar.

Los consultorios ahora se mudaban al domicilio de los pacientes. Los profesionales de golpe entraban a sus casas y se comunicaban también con otros integrantes de la familia. Fue realmente muy emocionante.

Creo que la pandemia fue un gran acelerador para la telesalud y para la red que se viene construyendo desde hace 25 años. Y se realizó el mayor esfuerzo por llegar a cada casa.

Hago una evaluación que a priori es positiva, dado que destaco la fortaleza de la Red Federal OCD Telesalud, el poder compartir experiencias de la forma de abordaje frente a una emergencia impredecible entre diferentes equipos de salud y tener arborizada estas oficinas en todo el país, con un trabajo previo cara a cara, un vínculo de confianza que es vital.

TSenL: ¿Cuál fue la principal estrategia adoptada en el área de telesalud del Hospital para dar respuesta a las necesidades que trajo la pandemia?

TL: Nuestro sector cuenta con más de 20 personas y está conformado por profesionales de diversas disciplinas. La pandemia y el ASPO nos llevaron a montar una Estrategia de Integración Horizontal (N.de E.: ver recuadro debajo de esta entrevista) que supuso multiplicar en el hospital las prestaciones de telesalud en cada servicio, para que pudieran llegar a sus pacientes y realizar desde allí las teleconsultas domiciliarias, reduciendo la concentración de integrantes de los equipos del hospital en la OCD.

Para lograrlo desarrollamos tutoriales internos, sistemas de autogestión de agendas de teleconsultas y una serie de herramientas que permitieran a las diferentes áreas y servicios facilitar su organización para brindar servicios de telesalud.

Lo más interesante es la construcción “colectiva de la red”. Recuerdo que un sábado un niño de Concordia, Entre Ríos, estaba muy dolorido y se contactaron con una OCD del Hospital de Concordia, lo fueron a buscar a su casa y le dieron tratamiento. El denominador común en 1997 cuando nació esta idea y hoy, sigue siendo el enorme espíritu solidario.

TSenL: ¿Cómo observás la reglamentación de todo lo que tiene que ver con telesalud y salud digital?

TL: Ahora se está reglamentando la ley de receta electrónica y teleasistencia (27.553) que tiene un apartado de telesalud. Aún queda mucho camino por recorrer en cuanto al marco normativo y la pandemia visibilizó la necesidad de avanzar en este tema

Cuando irrumpió la pandemia la doctora María Celeste Savignano, hoy Líder de Proyecto de Telesalud en el Hospital, era la Coordinadora Nacional de Telesalud del Ministerio de Salud de la Nación, y una cosa interesante que no había pasado antes es que el plan de servicios del Programa Sumar pasó a reconocer a las prestaciones de telesalud como pasibles de ser facturadas para las jurisdicciones en los casos de pacientes con cobertura pública exclusiva.

Ahora se viene el gran debate, no tengo dudas. Se necesita de la reglamentación de la ley, que contemple las experiencias que se hicieron en las jurisdicciones y también que sea una ley que involucre a todos los subsectores (al público, al privado y a la seguridad social). En el hospital hubo mucha experiencia, sobre todo en pediatría. Hace falta avanzar con reglas claras en una reglamentación de la que participen quienes encaran el trabajo cotidiano.

TSenL: La falta de normativas no detuvo al Hospital Garrahan y a su red de telesalud. Este año están celebrando los primeros 25 de la red…

TL: Pasaron 25 años, 230.000 teleconsultas y más de 24.000 videoconferencias y aún se está pensando cómo se va a regular esto. El hospital siempre estuvo “al servicio de”, y esto es algo que se contagia y y desde hace años está legitimada la atención de pacientes a distancia junto a otros equipos de salud.

Hoy el 90% de las consultas a distancia se hacen por la Plataforma Nacional de Telesalud del Ministerio de Salud de la Nación y quedan debidamente registradas. Sucede que desde el hospital recibimos consultas de cualquier institución pública del país, por eso la mayoría vienen a través de esta plataforma, y para aquellos centros asistenciales que aún no cuentan con usuarios en la plataforma disponibilizamos canales alternativos de comunicación seguros. Siempre se respetan los niveles de complejidad progresivos.

TSenL: ¿Sumaron nuevas tecnologías para dar respuesta a la mayor demanda de servicios a distancia que se dio con la pandemia?

TL: Desde 2011 por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los ministerios de Ciencia y Tecnología y de Salud de la Nación y el hospital, distribuimos equipos de videoconferencia a todas las provincias y en el Garrahan se comenzó a desarrollar una plataforma cibersegura de consultas a distancia en conjunto con la Gerencia de Sistemas.

Después cambió la gestión y desde Nación se lanzó la primera plataforma, que en lo proyectado retomó gran parte de lo planteado en el trabajo anterior, pero que no logró concretar todos los requerimientos. Hoy estamos en la segunda versión de otra plataforma, que fue mejorando a lo largo del tiempo, pero aún resta sumar algunos servicios. Por eso, el Minsal está desarrollando una nueva que integre las modalidades sincrónica y asincrónica, además de otras funcionalidades.

A su vez, durante la pandemia, se dieron incentivos a las provincias para que apliquen fondos a renovación de infraestructura tecnológica y se entregó equipamiento.

Lo importante es que siempre trabajamos con la tecnología apropiada en un país con enormes distancias y desigualdad. Nuestras licencias de videoconferencia, provistas por la Fundación Garrahan, las compartimos con las provincias, algo que otorga optimización y solidaridad de recursos. Y nuestro equipo de TICs siempre apoya a todos los puntos del país. Tenemos también grupos de mensajería donde están conectadas todas las personas de la red.

Tony Luna y Alejandro Cámara

TSenL: ¿Es necesaria la integración de los distintos actores del sistema de la salud y una Historia Clínica Electrónica federal?

TL: La integración de las coberturas es importante para que los decisores puedan tener la información de lo que sucede en los subsectores.

El sistema de salud es fragmentado y en nuestro país federal cada provincia tiene su desarrollo y cada subsector también. Sería ideal tener toda la información en un solo sitio con la seguridad de los datos del paciente, pero la interoperabilidad es algo que aún se está trabajando. Para el ámbito público se trata de solidaridad sanitaria.

Hoy la red pediátrica OCD Telesalud del Hospital Garrahan está conformada por más de 320 instituciones, pero son más de 1.000 nodos en todo el país que abarcan también el mundo del adulto. Cada OCD se forma de una unidad mínima de recursos humanos que incluye un administrativo, un médico y un técnico.

“El balance para nosotros es positivo porque la aceleración que le imprimió la pandemia a la telesalud es una escala impensada”, concluyó Tony Luna no sin antes recordar que el hito de este 2022 en que se cumplen 25 años de la primera teleconsulta del Garrahan, es que se firmó un convenio con el Comando Conjunto Antártico para la atención y el seguimiento a distancia de niñas, niños y adolescentes que residen en la Base Esperanza de la Antártida.

Estrategia de Integración Horizontal
La Estrategia de Integración Horizontal (EIH) presentada en abril de 2020 al Consejo de Administración y a la Dirección Médica Ejecutiva del Hospital Garrahan tuvo como objetivo ofrecer la posibilidad de que cada servicio brinde una agenda de consultorios virtuales a pacientes del hospital con patologías crónicas durante la pandemia de COVID-19. De este modo, se buscó garantizar la continuidad del cuidado, privilegiando los entornos seguros y la habilitación del Decreto de Emergencia Sanitaria para llegar a los domicilios de los pacientes a través de todas las formas posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + eleven =