19 junio, 2024

Compartir

En el Instituto Alexander Fleming destacan el rol de las TICs para la gestión eficiente de la especialidad

La socióloga Giuliana Colussi, y los licenciados en enfermería Juan Descalzo y Melanie Cassarino forman parte del equipo de Informática en Salud de la Gerencia de Sistemas del Instituto Alexander Fleming (IAF). En diálogo con Telemedicina-Salud en línea, los especialistas en informática en Salud por el Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA) que se encargaron de organizar el Simposio de Informática Oncológica en IAF este año, explicaron cuáles son los recursos de IT con los que cuenta IAF, la experiencia de informatizar el Hospital de Día, y aseguraron que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) cumplen un rol significativo en la especialidad oncológica, especialmente en el diagnóstico y detección temprana; con la Inteligencia Artificial como una herramienta poderosa, pero a la vez necesariamente regulada. Asimismo, resaltaron la gestión eficiente de los datos clínicos, la integración de sistemas y equipos diagnósticos y el análisis de datos y la medicina de precisión; al tiempo que valoraron la telemedicina como un facilitador de la atención, de evitar traslados innecesarios y de la interconsulta.

Telemedicina-Salud en línea (TSenL): Describir brevemente la infraestructura tecnológica con la que cuenta el IAF

Equipo de Informática del IAF (EqIAF): El IAF cuenta con un datacenter propio, replicado en la nube. Cada servicio tiene el equipamiento tecnológico que necesita, como computadoras y terminales móviles. Además, según los proyectos que se trabajan, se incorporan los dispositivos necesarios. Por ejemplo, estamos en instancia de piloto en un proyecto para la gestión de traslados, que implicó la compra de 1 tablet y 5 celulares de gama media para el equipo de camilleros. Esto permite que el coordinador tenga siempre disponible en la tablet las solicitudes de traslados y realice la asignación correspondiente a cada camillero. Éstos, a su vez, reciben los pedidos en su celular y realizan la gestión del traslado de forma autónoma, sin perder datos de los pacientes.

Respecto al software, tenemos un pequeño equipo de desarrolladores in-house que se encarga de las integraciones, servicios y desarrollos mínimos. Luego contamos con proveedores para el Portal de Pacientes, Telemedicina, Historia Clínica Electrónica, PACS, LIS, Anatomía Patológica, sistema de facturación, entre muchos otros.

TSenL: ¿Existen características de un instituto oncológico que requieran de soluciones tecnológicas que se adecúen a esa especialidad?

EqIAF: Creemos que en realidad más que adecuarse a la especialidad, es necesario que las tecnologías se adecúen a las particularidades de los pacientes y la enfermedad que están atravesando. Las personas en tratamiento oncológico se encuentran atravesando múltiples cambios y son vulnerables, no sólo físicamente, sino también a nivel emocional. Los tiempos en cada etapa de la atención juegan un papel central en su estado de ánimo, ya que pueden generar estrés, ansiedad, miedo, incertidumbre. Existen soluciones tecnológicas que pueden acompañar a los profesionales en la toma de decisiones, mejorando la calidad de atención y los resultados para los pacientes con cáncer, al tiempo que optimizan la eficiencia y colaboración dentro de los equipos de salud.

En primer lugar, la gestión eficiente de datos clínicos es fundamental. Los institutos oncológicos manejan grandes volúmenes de información, y la implementación de una Historia Clínica Electrónica que responda a las necesidades asistenciales de la especialidad, permite un acceso rápido y seguro a la información del paciente, facilitando la toma de decisiones clínicas y la colaboración entre profesionales de la salud.

En segundo lugar, la integración de sistemas y equipamiento de diagnóstico es esencial. Los institutos oncológicos cuentan con una variedad de equipos y tecnologías médicas, y es crucial que estas soluciones tecnológicas estén integradas y se comuniquen entre sí de manera eficiente. Esto garantiza un flujo de trabajo sin problemas y una atención de calidad para los pacientes, al tiempo que maximiza la eficiencia operativa.

En tercer lugar, el análisis de datos y la medicina de precisión son áreas clave donde la tecnología puede marcar la diferencia. La implementación de herramientas de análisis de Big Data y de Inteligencia Artificial permite el análisis de grandes conjuntos de datos clínicos y genómicos en busca de patrones, pronósticos y toma de decisiones clínicas más informadas. Esto es especialmente relevante en la medicina de precisión, donde se utilizan perfiles genómicos y moleculares para personalizar los tratamientos para cada paciente.

TSenL: ¿Qué impacto tiene la transformación digital de la salud en el futuro de la oncología?

EqIAF: La transformación digital de la salud está teniendo un impacto significativo en el futuro de la oncología. Esta evolución tecnológica está mejorando el diagnóstico y la detección temprana del cáncer mediante la aplicación de algoritmos de aprendizaje automático y el análisis de imágenes avanzados. Además, se están desarrollando aplicaciones móviles y dispositivos portátiles que permiten a los pacientes realizar un seguimiento de sus síntomas y autoevaluaciones.

Los avances tecnológicos también están impulsando el desarrollo de tratamientos personalizados para los pacientes con cáncer, dentro de lo que conocemos como medicina de precisión. El uso de análisis genómicos y proteómicos avanzados, junto con la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, permite identificar marcadores moleculares específicos y analizar grandes cantidades de datos clínicos y genómicos para tomar decisiones más informadas sobre el mejor tratamiento para el paciente.

Además, la telemedicina está facilitando el acceso a la atención oncológica, especialmente para los pacientes que viven en zonas más alejadas. Profesionales como oncólogos, genetistas o psico-oncólogos, pueden realizar consultas virtuales, como es nuestro caso, para brindar asesoramiento y seguimiento a distancia; como así también interconsultas, lo que mejora la accesibilidad y reduce la necesidad de desplazamientos innecesarios.

TSenL: ¿Cuáles son las principales lecciones aprendidas de la informatización del Hospital de Día?

EqIAF: Durante la informatización del Hospital de Día (HdD) nos encontramos con varias lecciones aprendidas, como toda implementación, fue una crisis que el equipo del HdD tuvo que atravesar. El cambio fue muy grande e implicó un esfuerzo conjunto de todas las áreas que lo conforman. Justamente para atravesarlo, se requirió de mucha gobernanza de parte de sistemas sobre HdD. Pero se realizaron reuniones en las que se trabajó en explicar los cambios a implementar, identificar a todos los actores involucrados (incluso fuera de HdD), unificar el lenguaje que se utilizaba, revisar los procesos del sector, parametrizar el software a la medida de las necesidades, capacitar al personal, etc.

Para el equipo de Informática en Salud fue clave poder contar con “usuarios aliados”, es decir, adoptadores tempranos, aquellos que realmente creían en este cambio y ayudaron a convencer a quienes aún no se sentían tan convencidos…

Otra gran lección que quedó compartida en ambos equipos fue la importancia de hacer monitoreo de lo implementado y evaluación de posibles cambios. Para el HdD fue un cambio transcendental poder contar con datos para gestionar el sector a través de los mismos, y así detectar oportunidades de mejora.

TSenL: ¿La recopilación y análisis de los datos de pacientes oncológicos permiten un uso de Inteligencia Artificial dirigido a la prevención y a la cura? ¿Creen que esto puede aplicarse a corto plazo? ¿Existe legislación al respecto?

EqIAF: Sí, ¡por supuesto!

El análisis de grandes conjuntos de datos clínicos y genómicos mediante algoritmos de IA puede ayudar a identificar patrones, factores de riesgo y posibles estrategias de prevención. Además, la IA puede utilizarse para desarrollar modelos predictivos que ayuden a detectar el cáncer en etapas tempranas y mejorar los resultados del tratamiento.

En cuanto a la cura, la IA puede ser una herramienta poderosa en la investigación y el desarrollo de terapias más efectivas. Al analizar datos clínicos, genómicos y de respuesta al tratamiento, la IA puede ayudar a identificar nuevas dianas terapéuticas, diseñar tratamientos personalizados y predecir la eficacia de diferentes opciones terapéuticas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de la IA en la prevención y cura del cáncer aún está en desarrollo y su implementación a gran escala puede llevar tiempo. Se requiere una validación rigurosa de los algoritmos y modelos de IA, así como la integración de estos en la práctica clínica de manera ética y segura.

En cuanto a la legislación al respecto, en muchos países existen regulaciones relacionadas con la privacidad y el uso de datos de salud. La protección de la privacidad y la confidencialidad de los datos de los pacientes es fundamental. Es necesario contar con regulaciones claras y éticas que garanticen el uso responsable y seguro de los datos en el ámbito de la IA en la salud.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *