10 diciembre, 2022

Clínica Olivos: pionera de la región en la instalación del MR5300 de Philips

Clínica Olivos: pionera de la región en la instalación del MR5300 de Philips

Se trata del primer equipo de este tipo que llega a Latinoamérica. El MR5300 es la segunda generación de aparatos de Resonancia Magnética (RM) de 1,5 Tesla, libres de helio de alto campo, es decir, que son “gold standard” ya que cubren todo el espectro clínico de prestaciones en RM de alta calidad. Las principales ventajas de este tipo de equipamiento que optimiza el empleo de helio para su funcionamiento van desde ahorros sustanciales en costos de construcción y mantenimiento hasta mayor productividad, pasando por un uso responsable y sustentable de la energía y los recursos.

Dr. Jorge Falcón, Director Médico, Unidad de Servicios de Diagnóstico de SMG

“La decisión de incorporar el MR5300 se basó en la accesibilidad para adquirilo. Es del tipo de los denominados ´sin helio´, porque cuenta con solo litros de ese elemento, entonces no depende de una cámara de helio conectada al resonador y de su reposición tanto por mantenimiento como por accidentes, algo que nos interesó particularmente para instalarlo en la clínica Olivos que es la más alejada  de SMG dentro de AMBA”, señaló a Telemedicina-Salud en línea el doctor Jorge Falcón, director Médico Unidad de Servicios de Diagnóstico de Swiss Medical Group (SMG) y director Médico de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

“Todo el equipamiento de esta clínica y en el futuro de las incorporaciones que hagamos en el resto del Gran Buenos Aires será pensado con este rasgo de sustentabilidad”, anticipó Flacón. “Por otro lado -añadió-  originalmente los equipos sin helio eran más caros que los actuales y de más difícil adquisición en su ecuación costo-efectividad, y este modelo MR5300 presentó una mucho mejor curva en función de todas las aplicaciones que pueden efectuarse, con el consecuente recupero de costos”.

Horacio Kosaczuk, gerente de Modalidad Resonancia Magnética de Philips Argentina.

“Para nosotros es un orgullo esta implementación porque es el primero de su tipo que desembarca en la región. Fue lanzado oficialmente en noviembre del año pasado en Chicago, Estados Unidos, cuando se comenzaron a mencionar los primeros equipos en beta, el cliente participó de la demostración, le gustó y aplicamos enseguida”, contó Horacio Kozaczuk, gerente de Modalidad Resonancia Magnética de Philips Argentina.

Una alternativa ecológica. Todos los equipos de RM cuentan con magnetos que utilizan helio líquido para enfriar la bobina y hacerla superconductiva. Se estima que la tecnología de RM es responsable del 20% del consumo mundial de helio. Esto implica que es el recurso natural más expuesto a factores externos, a limitaciones en su suministro y a escasez.

En los sistemas clásicos de RM se utilizan alrededor de 1.300 y 2.000 litros de helio promedio. Cada RM tiene una vida útil de alrededor de diez años. “El uso estándar de helio en un RM supone una gran batea llena de este elemento químico en donde está sumergida toda la bobina de magneto y así se produce el efecto de superconductividad”, explicó Kozaczuk.

 

El helio se extrae normalmente de campos de petróleo donde se separa el gas y se lo procesa. El precio del helio de base aumenta y a la vez es un recurso que comienza a escasear. El escenario revela que su horizonte de producción es corto y oneroso y, además, su uso aumenta la huella de carbono.

“La visión de Philips es que hacia el año 2025 todo el portafolio de RM sea libre de helio, mostrando el compromiso de ser una empresa innovadora y sustentable con el medio ambiente”, señaló el ejecutivo de Philips.

 

Alerta quench. El helio tiene una tasa de vaporización muy alta. Un litro de helio líquido -que es el estado en que debe utilizarse para el funcionamiento de un RM clásico- se transforma en 400 a 450 litros de helio gaseoso. Cuando un RM tradicional sufre una emergencia o “quench” ese helio gaseoso debe liberarse al aire libre, con su consecuencia medioambiental negativa y un enorme costo financiero.

Se estima que un “quench” le cuesta a una institución entre USD 70.000 y USD 80.000 que se pierden en un minuto. Los “quench” pueden producirse porque objetos quedan pegados al magneto, porque se produce un incendio, porque el magneto hace “quench” en forma espontánea debido a un corte de energía. Y suceden: existen estadísticas mundiales que revelan que más del 60% de los establecimientos con equipos RM clásicos en todo el mundo, alguna vez en los últimos diez años tuvo algún “quench”, ya sea por emergencia, espontáneo o por inconvenientes técnicos.

 

 

Avances y ventajas. La tecnología BlueSeal desarrollada por Philips apunta a combatir cada uno de los inconvenientes que poseen los RM clásicos. Al utilizar sólo 7 litros de helio líquido ofrece ventajas constructivas porque es un mucho más liviano que un RM tradicional (una tonelada menos), otorga mayor productividad ya que casi no requiere mantenimiento y está libre de emergencias o “quench”.

BlueSeal logró que en vez de sumergir toda la bobina superconductiva en helio, existan pequeñas cámaras en las que circula una mínima cantidad de helio en estado líquido y sin contacto con el exterior.

“Se trata de una operación libre de helio en la que nunca deberás frenar la productividad para cargar helio en el equipo con todos los problemas asociados a ese momento”, desatacó el ejecutivo de Philips. Sucede que el helio se importa, no es sencillo conseguirlo y a la institución le cuesta entre 25 y 30 días de lucro cesante por tener el resonador parado.

Por otro lado, puede necesitarse frenar la cadena de conservación de frío de un equipo por mantenimiento, entonces el helio empieza consumirse, y en un momento se lo debe reponer. Para hacerlo, deben ingresar enormes termos de helio con 20 metros de diámetro hasta el resonador. Algo que requiere de una construcción adecuada para que esto suceda. Además, para liberar helio se deben cumplir numerosas normas de seguridad. La institución debe contar con ductos de venteo de más de al menos 10 metros de alto, y se estima que estos ductos tienen un valor de USD 1.000 el metro lineal.

Cuando una entidad que invertirá en un RM comienza a sumar el valor del equipo, la construcción del lugar donde se alojará y su acondicionamiento para que sea habilitado y el lucro cesante que tendrá si le ocurre al menos un “quench”, entonces tiene al menos USD 50.000 más. Y si a esto se le suma el lucro cesante que supone que toque un solo “quench”, estos valores en Argentina van desde USD 80.000 de helio para recargar, y USD 120.000 por 30 días de no utilizar el resonador. “Con una sola vez que ocurra se pagó con exceso la diferencia de precio de equipo”, aseguró Kozaczuk.

 

Ecuación costo-beneficio. La diferencia de precio de un equipo tradicional a uno de sellado normal, es de un 25% o 30%. Sin embargo, el MR5300 introducido recientemente está pensado para el mercado latinoamericano, más asequible a un valor solo 12%-15% por encima de uno clásico.

Pero este producto en particular introducido ahora es más un producto para el mercado latino y la diferencia con uno tradicional está en el orden de entre el 12-15% más. La cuenta parece sencilla: Si un RM de características convencionales 1,5 teslas cuesta alrededor de USD 950.000 y uno libre de helio para el segmento intermedio de Latinoamérica ronda los USD 1,1 millón y la institución se libera de la recarga de helio, abarata en costos de construcción y se evita los “quench”; la diferencia “se paga sola”, otorga mayor productividad y evita dolores de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − twelve =