Blockchain en Salud: descentralización del dato e integración del ecosistema

Blockchain en Salud: descentralización del dato e integración del ecosistema

Esta nota habla de soluciones, de tendencias, de seguridad y de cómo blockchain resulta clave para afrontar los desafíos que la industria de la salud tiene por delante, en los que los datos son un activo cada vez más crítico. La integración de los distintos actores del ecosistema de la Salud es uno de esos retos, el cual también se aborda en la entrevista de esta edición.

La transparencia en el intercambio de datos de atención médica, la acreditación profesional y hasta la ayuda en la administración de una pandemia, la gestión de la cadena de suministro, el monitoreo y el mantenimiento de equipos y dispositivos, y la posibilidad de disponer de una trazabilidad absoluta de, por ejemplo, las vacunas o los medicamentos, son campos en los que Blockchain suma certezas y resulta prometedora.

Recientemente, el Foro y Observatorio de Blockchain de la Unión Europea (UE) presentó el informe titulado “Aplicaciones de Blockchain en el Sector de la Salud”, y puso en valor la potencialidad que adquiere junto a herramientas de trazabilidad, de Inteligencia Artificial (IA) y de Big Data, por caso, por permitir consolidar una estrategia mucho más integral en la que el paciente resulte empoderado. Con todo, blockchain puede ofrecer una tecnología de salud más centrada en el paciente dentro de una infraestructura segura.

“Se argumenta que las tecnologías de cadena de bloques pueden no ser adecuadas para el entorno de la atención médica debido al predominio de los datos personales y la inmutabilidad de los datos registrados en libros distribuidos. Sin embargo, hay espacio para aplicar blockchain de manera más flexible cuando se combina con soluciones fuera de la cadena”, dice el reporte y advierte que “los productos pueden usar blockchain en una capa por encima de las bases de datos, por lo que es posible monitorear transacciones en los datos, intercambiar y acceder a información mientras todos los datos personales de salud se almacenan fuera de la cadena de bloques”. Y, por lo tanto, por ejemplo, el uso de esta cadena de bloques se aplicaría para registrar las huellas dactilares digitales de las personas que permanecen “fuera de la cadena”.

Aplicaciones. “Las ineficiencias dentro de la atención médica relacionadas con la cadena de suministro y el inventario y la gestión podrían abordarse utilizando la tecnología blockchain”, señala el informe que propone su uso para el monitoreo de equipos y dispositivos para dirigir pacientes a destinos en que verdaderamente podrán tratarlos.

La implementación “como libro de contabilidad” para mantener la procedencia y circuito que recurren las drogas, es otra de las posibles utilidades, dado que los fármacos “podrían ser monitoreados y rastreados desde su origen hasta sus ubicaciones actuales, reduciendo así el extravío o etiquetado incorrecto de medicamentos y el riesgo de falsificación”. Y, a ello se suma la posibilidad de otorgar una mejor estrategia logística.

La investigación médica y el cuidado de la salud, inclusive, son otros dos campos posibles, entre otras razones por el potencial de sinergia que posee la cadena de bloques al “impulsar la colaboración entre organizaciones”, al servir como un modelo global que posibilita un modo de intercambio que no involucre la transferencia del conjunto de datos.

La potencialidad que ofrece en su sociedad con IA no es menor: blockchain puede ayudar a verificar los patrones de la IA. Es apta para utilizarse en el respaldo para el desarrollo de nuevos medicamentos, ya que podría proporcionar información sobre la eficacia de los tratamientos o la combinación de tratamientos.

El reporte sostiene que la combinación de blockchain con el aprendizaje profundo o Deep Learning posibilita el uso de Big Data y, a su vez, el abordaje de las deficiencias actuales e imprevistas en el cuidado de la salud. ¿Cómo? El informe establece que la posibilidad de basar una estrategia en la trazabilidad de los datos o de las transacciones disponibles a través de blockchain, proporciona un aprendizaje automático que podría predecir, por ejemplo, las ubicaciones de brotes durante una pandemia y, como es de imaginarse, esto impactaría en las políticas preventivas y la mejor asignación de recursos en tiempo real.

“Además, si se puede abordar la integridad y el intercambio de datos para aliviar los requisitos en materia de protección de datos, blockchain tiene el potencial de operar como una base de conocimiento descentralizada y distribuida de datos médicos anonimizados”, dice el reporte y explica que estos datos abiertos podrían ser utilizados por los investigadores como modelos de entrenamiento en muchas aplicaciones de aprendizaje automático.

El valor de los datos. En  su fondo, se encuentra la idea de incorporar nuevas formas de gobernar los datos y, en definitiva, de empoderar a los pacientes: algo que puede impactar de forma positiva al transformarse en un “impulsor crucial de la tecnología digital”. “Además, la sanidad avanza hacia una transformación digital y un sistema sanitario conocido como Healthcare 4.0, similar al cambio anterior en otras industrias como la manufactura – Industria 4.0-, centrándose en la atención sanitaria inteligente y conectada”, advierte el trabajo europeo aquí citado.

En este sentido, el documento enumera principios básicos como la interoperabilidad, al  permitir que las personas y las máquinas se comuniquen a través de estándares de datos y infraestructura estandarizada; la virtualización, tecnologías para la interoperabilidad, conexiones a Internet más rápidas y dispositivos conectados para permitir el cuidado de la salud a un entorno virtual; la descentralización, es decir, la vinculación de datos y usuarios en tiempo real para facilitar la toma de decisiones autónoma y centralizar los servicios; capacidad de tener conectados dispositivos y personas en tiempo real; un cambio de paradigma en el que se pasa de productos a servicios; una modularidad estratégica por ofrecer una configuración basada en módulos.

La certeza de que el uso de blockchain en Salud continúe como causa y consecuencia de la transformación digital es una realidad y de allí se advierte que surjan otros, nuevos casos de usos y nuevas soluciones que, según este reporte, corren el riesgo que no cuenten con el amparo legislativo, por desconocimiento que los funcionarios puedan tener en materia de innovación tecnológica.

“Los casos de uso analizados y presentados son muchos y diversos, pero todos confían en blockchain para descentralizar los procedimientos y establecer confianza en un entorno de múltiples partes interesadas”, dice el informe, cuyo documento final está disponible aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one + one =