18 junio, 2024

Compartir

La FDA de EEUU aprobó estimuladores Medtronic de la médula espinal para tratar la neuropatía diabética dolorosa

Aproximadamente un tercio de todos los pacientes con diabetes desarrollan neuropatía diabética periférica, en la que los nervios dañados por los altos niveles de azúcar en la sangre provocan molestias que van desde entumecimiento hasta dolor. Por lo general, se trata con medicamentos, aunque está demostrado que éstos no logran aliviar el dolor por completo.

El nuevo enfoque para el tratamiento es el uso de la tecnología de neuroestimulación de Medtronic: Se implantan pequeños dispositivos en el espacio epidural entre el canal vertebral y la médula espinal; y una vez colocados, los dispositivos emiten pulsos eléctricos para interceptar y bloquear las señales de dolor en el sistema nervioso antes de que puedan llegar al cerebro.

Con la aprobación recientemente otorgada por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), los estimuladores Intellis y Vanta de Medtronic podrán ser utilizados para tratar el dolor crónico causado por una variedad de condiciones, y esas indicaciones ahora incluyen el tratamiento de la neuropatía diabética dolorosa. Intellis es recargable, Vanta no; pero ambos están diseñados para personalizarse según las necesidades de alivio del dolor de cada paciente.

La aprobación de la FDA se otorgó en base a estudios que compararon los efectos terapéuticos de los implantes de neuroestimulación con los tratamientos basados ​​en medicamentos solos.

En promedio, el 70% de los pacientes con neuropatía diabética que recibieron el implante experimentaron alivio del dolor, en comparación con solo el 6% del otro grupo. Además, aquellos a los que se les implantó el dispositivo dijeron que el alivio del dolor representó una reducción de alrededor del 53% en sus niveles de dolor promedio, mientras que los pacientes tratados solo con regímenes de medicamentos estándar no informaron reducciones generales en su dolor.

Medtronic afirma que el dispositivo Vanta puede durar hasta 11 años antes de requerir un reemplazo quirúrgico (un 10% más que los modelos anteriores) y es aproximadamente un 20% más pequeño que sus predecesores.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *