30 julio, 2021

“Es prioridad resolver la fragmentación del sistema de salud”

“Es prioridad resolver la fragmentación del sistema de salud”

La fragmentación del sistema de Salud local y la priorización de la implementación de una Historia Clínica Electrónica (HCE) con acceso nacional son, para Mariano Soratti, los principales ejes a corregir por parte del Ministerio de Salud de la Nación. Según el especialista en Ingeniería en Sistemas de la Información y magister en Gestión Estratégica TIC, son las dos caras de un mismo escenario crítico en que la cartera debería reformular su estrategia y jerarquizar mejor a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs).

La mirada de Soratti es atendible. Especialmente si se consideran los 11 años -entre 2008 y 2019- en los que llevó adelante el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), del Ministerio de Salud de la Nación; y los seis años que dedicó a la creación y consolidación del Sistema Nacional de Información de Procuración y Trasplante de la República Argentina (Sintra), del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

A ese camino se suman otras experiencias destacables, como las de haber sido consultor internacional para los ministerios de Salud de Costa Rica y de Ecuador; su paso como responsable del Registro de Donación y Trasplante del Mercosur (Donasur); y su presente como asesor especializado y docente en las Universidades Nacional de José C. Paz (UNPAZ) e ISALUD.

Cosecha y crítica. “Hace dos años se actualizó el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) y se lo integró a la plataforma SISA, es decir, unos meses antes que comience la pandemia”, recordó Soratti y lo valoró: “A pesar de la desgracia que implica la pandemia es una suerte y fundamental que exista un sistema de información de salud porque nuclea a todos los sectores y sirve para los reportes de la vigilancia epidemiológica del país”.

Si bien esta actualización fue ponderada por Soratti porque permitió enfrentar la pandemia con más herramientas, observó que “en el último tiempo, el Ministerio de Salud no se manejó muy bien en relación con el fortalecimiento del SISA, del SNVS y de otras estrategias que se venían desarrollando”, y advirtió que “por tratarse de un asunto de procesos internos no se ve tan claramente puertas afuera”.

Los desaciertos que más destacó el especialista en este sentido están relacionados con el enfoque de la agenda del desarrollo de las TICs en el Ministerio. Según él, “se hace demasiado hincapié en la HCE y se pierde el foco en los desarrollos necesarios que permitan cubrir otras necesidades, a mi entender más importantes, vinculadas a abastecer las redes de salud”.

Marketing o integración En ese sentido, Soratti disparó que “el de la HCE es un tema muy marketinero y que suena muy bien, pero no es lo próximo ni lo más fundamental que se necesita hacer”. Para el especialista, aún se requiere de una maduración de los desarrollos y de la cultura de la información, tanto a nivel nacional como provincial. Recién luego de este proceso, se puede comenzar a hablar de una HCE federal y de compartir información “entre Ushuaia y la Quiaca” porque “en realidad, la gente se suele atender en el lugar o en la región en la que vive y rara vez en la otra punta del país”.

Para Soratti, “lo urgente es dotar a los municipios o a las regiones de una HCE porque mejora la calidad prestacional y porque, aunque no se interconecte con todo el país, puede resolver el 95% de las necesidades reales”. En este sentido, propuso garantizar la existencia de una HCE en la ciudad, “pero también en el cerro”, al tiempo que agregó otra dimensión a la lista de urgencias anteriores: conectividad y equipamiento en los centros de salud.

Prioridades y gestión. “Durante la gestión de Mauricio Macri se instaló fuertemente esta agenda de la HCE, de los estándares y de un discurso muy arraigado en ciertos sectores de la medicina privada local, que son líderes en la gestión hospitalaria, pero que erraron la estrategia” dijo Soratti; y sentenció: “La gestión pública de la Salud es algo que va mucho más allá de la mera gestión hospitalaria”.

Si bien sus cuestionamientos no están ligados a las iniciativas nacidas al calor del Plan Nacional de Salud, a las que valoró como “buenas”, consideró que “les quitan atención y recursos a otras necesidades”. A su criterio, la cuestión radica en el orden que el Ministerio le otorga al desarrollo sustentable de las TICs porque “podemos estar de acuerdo en los temas, pero no en el criterio de prioridad”, al que valoró “fundamental, porque puede llevar al éxito o al fracaso” de una política sanitaria.

Los esfuerzos, para el entrevistado, deberían enfocarse en atender las necesidades de los registros federales de información y estar conducidos a resolver la “enorme” fragmentación del sistema, de cara a generar una estrategia “homogénea” que converja en una única cultura.

Integración o naufragio. “Hay un sinfín de programas (algunos conocidos y otros no tanto; algunos nacionales, provinciales y otros municipales) y cada uno tiene necesidades de información diferentes para su monitoreo y funcionamiento; y Nación debe poder atender todas esas necesidades de forma homogénea y única, aún a pesar de que provengan de tecnologías diferentes”, explicó.

Para Soratti, hay que conseguir que “las diversas áreas noten que forman parte de un mismo barco y de una gran estrategia, algo fundamental para enfrentar al principal enemigo del sistema de salud argentino que es la fragmentación”, dijo y subrayó que “el SISA tenía esa mirada”.

En este escenario, el Bus de Interoperabilidad fue elogiado por Soratti al resaltarlo “importante” para que todo el ecosistema “pueda dialogar ente sí”; un ecosistema al que caracterizó como “variado y cada vez más complejo”. Sin embargo, también le cuestiona el criterio de priorización: “Los recursos son siempre limitados y, a la hora de prestar servicios e interoperar, hay que comenzar por los actores públicos, en una estrategia que prevalezca el derecho de acceso a la salud, la equidad y la accesibilidad”. Luego, y en la medida que se amplían las posibilidades, propone agregar el acceso a los servicios de otros actores, entre los que incluyó a los privados, porque cuando se ofrece algo útil, “la demanda crece y luego los sistemas se colapsan”.

La cuestión del orden de las urgencias es tan importante para Soratti que lo llevó a señalar, además, la importancia de jerarquizar las TICs en el Ministerio porque “están rezagadas a las cuartas o quintas líneas” y “no tienen el apoyo que deberían tener”; una consecuencia que enmarcó en la falta de homogeneidad y de planificación estratégica.

“Debemos instalar la importancia del desarrollo de TICs en la agenda política y sumarle presencia y presupuesto, porque si eso está garantizado, lo demás viene después. Gente talentosa tenemos de sobra”, concluyó Soratti e invitó a la reflexión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fourteen − 8 =