30 julio, 2021

Mamotest llega a 60.000 mujeres por año con diagnósticos de calidad digital

Mamotest llega a 60.000 mujeres por año con diagnósticos de calidad digital
Mamotest es una red de telediagnóstico mamario que comenzó a saldar la urgente necesidad de democratizar el acceso masivo a estudios de este tipo. A ocho años de su nacimiento en Corrientes, cuenta con 15 centros ubicados en el norte del país, llega a 60.000 mujeres por año con un diagnóstico de alta calidad de imagen digital, y se encuentra entre los 100 Visionarios de Salud, un reconocimiento del Foro Internacional de Avances en Salud (IFAH).

Según datos de Mamotest, cerca del 70% de los mamógrafos de Argentina son analógicos y, por lo tanto, el 60% de sus resultados ignoran casos de cáncer de mama en estadio temprano que podrían comenzar a tratarse, pero que no se identifican por su pobre calidad de imagen. Este dato, que enciende un sinfín de alertas, se complejiza al saber que el 90% de esas mujeres podría salvar su vida si se les iniciara un tratamiento oportuno y no engrosaría la triste lista de 7.000 muertes anuales que registra este país.

En diálogo con Telemedicina – Salud en Línea, Camila de Pamphilis, directora de Operaciones en Mamotest, repasó el plan de expansión nacional y regional, su mirada acerca de la importancia de generar un impacto positivo con soluciones informáticas de Salud que salvan vidas y el reciente reconocimiento por el que su nombre figura entre los 100 Visionarios en Salud (100 Top Healthcare Visionaries), premio del Foro Internacional de Avances en Salud de Estados Unidos (IFAH).

Génesis. Esta red de telediagnóstico nació en la provincia de Corrientes, cuando un médico y su hijo emprendedor tecnológico identificaron las razones por las cuales muchas mujeres llegaban al consultorio con cánceres de mama muy avanzados: la falta de concientización ciudadana, la ausencia de médicos especialistas en zonas rurales y periféricas, y la obsolescencia tecnológica.

La respuesta fue una solución que aborda el asunto de forma holística: Mamotest realiza campañas de concientización; cuenta con equipamiento digital, como mamógrafos 3D y un software que posibilita que médicos especializados en diagnóstico por imágenes realicen sus observaciones de forma remota dentro de las 24 horas (aunque, el estándar alcanzado sea de tres horas). Y, además, generó un modelo de negocio que garantiza su acceso igualitario.

Camila de Pamphilis, directora de Operaciones en Mamotest.

“Las zonas más alejadas son las más afectadas social, geográfica y económicamente”, explicó Pamphilis. Y relató: “Sucedía que, aunque se podían hacer mamografías con calidad digital, no había especialistas que la evaluaran, y este trabajo lo terminaba haciendo un médico generalista que no tiene el ojo afilado del experto”, sostuvo de Pamphilis sin ocultar el orgullo que le provoca una red que, en ocho años, contabiliza 15 centros de diagnóstico en Corrientes, Chaco, Jujuy, Misiones y Santa fe, que planea expandirse en el país pero también en Paraguay, Uruguay y México; entre otros países de la región.  

“Además, usamos herramientas de Inteligencia Artificial (IA) para generar pre diagnósticos de las imágenes y hacer más eficiente el tiempo de los médicos y estructuramos la información, de las pacientes y de cada reporte poder hacer análisis, políticas públicas basadas en evidencia, generar estadísticas y otras acciones basadas en datos”, agregó la entrevistada.

Enfoque triple. El modelo de negocio de Mamotest tiene tres aristas. La primera son centros 100% propios, que son financiados por las obras sociales y en los que ofrecen “una tarifa 40% más económica que el promedio del mercado a aquellas pacientes que no poseen obra social; o inclusive se dona un porcentaje del costo para facilitarle el acceso en caso que el valor sea un impedimento”, explicó esta ejecutiva. 

También trabajan en conjunto con organizaciones de Salud privadas a quienes les prestan el servicio de telediagnóstico: “suelen buscar incrementar su calidad médica o bajar sus costos y nos contratan; y en un día configuramos los equipos para que sus imágenes lleguen a nuestros sistemas y nuestros especialistas realicen sus informes en un plazo de 24 horas, aunque el estándar de respuesta es de tres horas de demora”, sostuvo de Pamphilis.

La tercera modalidad es pública-privada “y es la que creemos que mayor impacto genera porque genera un incremento enorme en la calidad de la prestación médica”, dijo la ejecutiva y explicó que articulan con los gobiernos provinciales, el Ministerio de Salud de la Nación y montan su equipamiento y sus campañas en las instalaciones de un Hospital público. 

Reconocimiento internacional.  Desde hace unas semanas, el nombre de Camila de Pamphilis figura entre los 100 Visionarios en Salud (100 Top Healthcare Visionaries) del mundo, premio del Foro Internacional de Avances en Salud de Estados Unidos (IFAH).

“Enterarme fue toda una sorpresa, porque no nos nominamos nunca y ellos me llamaron para avisarme. Me entusiasma mucho tener la oportunidad de contar el proyecto y mostrarles que países en desarrollo pueden generar una tecnología que sirva para conectar diferentes sectores y que hoy salva tantas vidas, porque el 90% de nuestros pacientes de riesgo accede a un tratamiento en tiempo y forma”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eleven − 8 =