20 enero, 2022

Telemedicina y COVID-19, el desafío de la atención virtual

Telemedicina y COVID-19, el desafío de la atención virtual
Publicado en el portal Infomed del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA)

Contar con un sistema de atención virtual brinda una herramienta valiosísima para la prevención, detección, seguimiento y tratamiento de casos
Declarado pandemia en los últimos días por la Organización Mundial de la Salud, el COVID-19 requiere soluciones concretas que puedan adelantarse a su avance. Por eso se plantea como el escenario ideal para que la Telemedicina se ponga al frente de la demanda de atención sanitaria.

La comunidad sanitaria internacional, liderada por la OMS, junto a las autoridades de los distintos países afectados van decidiendo políticas de salud en función de los acontecimientos. La actualización en los protocolos y recomendaciones es diaria, y todo el personal de salud debe mantenerse informado. Esta necesidad de información constante puede canalizarse a través de sistemas que ya están en uso, como los sistemas de Telemedicina. Así como las reuniones presenciales están migrando a plataformas de videoconferencia, las capacitaciones y reuniones de gestión sanitaria deberían realizarse de manera virtual.
Por otra parte, frente a la rapidez en la forma de contagio se hace necesario desalentar las consultas presenciales innecesarias por todos los riesgos que conlleva, hacia el resto de los pacientes y hacia los propios profesionales de la salud.


Declarado pandemia en los últimos días por la Organización Mundial de la Salud, el COVID-19 requiere soluciones concretas que puedan adelantarse a su avance. Por eso se plantea como el escenario ideal para que la Telemedicina se ponga al frente de la demanda de atención sanitaria.

Mediante la comunicación médico-paciente de manera virtual no sólo se evita la exposición o el contagio sino que además, gracias a la integración con el sistema de Historia Clínica Electrónica, se puede obtener mayor cantidad y calidad de información sobre cada paciente.

En este sentido, contar con un sistema de atención virtual brinda una herramienta valiosísima para la prevención, detección, seguimiento y tratamiento de casos.
Mediante la comunicación médico-paciente de manera virtual no sólo se evita la exposición o el contagio sino que además, gracias a la integración con el sistema de Historia Clínica Electrónica, se puede obtener mayor cantidad y calidad de información sobre cada paciente. Asimismo, la tranquilidad de la virtualidad puede favorecer un mejor interrogatorio, siguiendo los lineamientos y estándares recomendados.


Los beneficios de la Telemedicina son claros. En países que ya están atravesando fases más avanzadas de la epidemia, el propio personal de salud ha sido aislado ante su contagio, quitando al sistema su recurso más valioso. Incluso son puestos en cuarentena por contacto estrecho con pacientes infectados sin protección. El riesgo es hacer colapsar a las instituciones de salud. Al respecto, el servicio de Teleconsulta permite mayor rapidez en la detección y seguimiento, y da mayor capacidad de respuesta ya que muchos profesionales (incluso en cuarentena preventiva) podrían sumarse a la primera línea de atención. Esto colabora en limitar el contacto con potenciales infectados al mínimo, dejando los recursos presenciales para aquellos que más lo necesiten.

La propia dinámica de la enfermedad requiere respuestas rápidas y efectivas, y es allí también donde la capacidad de adaptación de los servicios de Telemedicina corren con ventajas por sobre los presenciales.
Por otro lado, el aislamiento de los pacientes infectados o sospechados de portar el virus no significa que tengan que hacerlo en soledad. Aquí el desafío es acompañar tanto a la persona afectada como a su grupo familiar con información clara y entendible sobre cuidados y prevención de propagación. Este acompañamiento se puede reforzar de manera remota y personalizada, mediante dispositivos de uso común (celulares, tablets, computadoras personales, etc.) y sin exponer a más personas.

El Hospital Italiano de Buenos Aires viene desarrollando el servicio de Telemedicina desde hace 15 años a través de su Portal Personal de Salud,

Para los grupos de riesgo, como pueden ser los mayores de 65 años y aquellos con otras enfermedades preexistentes, representa también la ventaja de evitar los traslados, sobre todo en casos de pacientes con escasa o nula movilidad propia. Además previene que se expongan a otros patógenos habituales que puedan estar circulando, según la época del año.
El Hospital Italiano de Buenos Aires viene desarrollando el servicio de Telemedicina desde hace 15 años a través de su Portal Personal de Salud, y su experiencia, en circunstancias como esta es de suma importancia para llegar de la manera más segura y efectiva a todos los que lo requieran, evitando la saturación del sistema presencial.

Como se plantea en el reciente artículo del New England Journal of Medicine, “Los desastres y las pandemias plantean desafíos únicos para la prestación de atención médica. Aunque la telesalud no los resolverá a todos, es adecuada para escenarios en los que la infraestructura permanece intacta y los médicos están disponibles para atender a los pacientes”. Frente a la rápida dinámica de los acontecimientos, la Telemedicina es la forma más veloz y eficiente de adelantarse a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =