DIM: el centro de salud pionero de Latinoamérica en adquirir un sistema Ingenia Ambition

Ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires, DIM Centros de Salud se convirtió en el primero de América latina en contar con un nuevo sistema Ingenia Ambition de Philips, el cual se destaca por ser un equipo de resonancia magnética (RM) que logró reducir al mínimo la cantidad de helio que requiere para su funcionamiento y mantenimiento.

“Constantemente invertimos en tecnología avanzada, ya que sabemos que una mejor calidad de imágenes significa diagnósticos más rápidos y precisos. Y la salud de nuestros pacientes es nuestra prioridad, desde 1964”, expresó Alejandro Montaña, gerente General de DIM; y detalló: “Contamos con diez resonadores en nuestros centros, todos de Philips, dentro de los que se destacan los Ingenia 1.5T y 3T, y el Ingenia Ambition 1.5T”. Por su parte Horacio Kozaczuk, Modality Sales Specialist MR de Philips Argentina, resaltó: “Ingenia Ambition representa la innovación más importante en la historia de la resonancia magnética de alto campo. Su lema es: Altas prestaciones en Resonancia Magnética, despreocupándose del helio”. Se trata de un equipo que requiere un desembolso del orden del 20% por encima del precio de un equipo de RM digital premium de referencia. “En Philips trabajamos con distintas entidades para ofrecer financiamiento para la adquisición de este tipo de tecnología”, aseguró Kozaczuk.

Si bien el ROI (Retorno de la Inversión) depende de la ecuación financiera de cada institución, el Ingenia Ambition, pese a su mayor precio, permite lograr que ese ROI sea más rápido porque genera mayores ingresos gracias a una operación ininterrumpida que habilita la atención de más cantidad de pacientes; y en paralelo menores costos, tanto en la etapa inicial de implementación como en su uso diario. Kozaczuk aclaró: requiere menores desembolsos en construcción, ofrece un mejor costo de oportunidad por colocación del sistema, no insume gastos de ducto de quench, reduce la necesidad de mantenimiento y de procedimientos de emergencia; y en su uso cotidiano no tiene costos asociados a helio en la vida útil del equipo.

Historia y foco. DIM es un centro de salud con más de 55 años de historia. Cuenta con 11 sedes en la provincia de Buenos Aires, que están equipadas con tecnología de última generación. “Brindamos servicios integrales a más de 2 millones de personas que pasan por nuestros centros año tras año, con todas las especialidades médicas y más de 600 prácticas”, aseguró Montaña.
DIM posee también una plataforma tecnológica que permite a los pacientes gestionar turnos online, como así también visualizar informes de estudios y resultados de análisis de laboratorio. Además, los profesionales médicos pueden acceder desde un sistema de Historia Clínica Digital (HCD) a todo el historial médico del paciente en DIM, independientemente del centro donde se haya registrado la atención. Asimismo, su sistema de archivo y comunicación de imágenes médicas PACS posibilita el almacenaje de las imágenes de los estudios que realizan los pacientes en los servidores de DIM por tiempo ilimitado, y el fácil acceso a las mismas desde cualquier dispositivo conectado a Internet.
El nuevo Philips Ambition 1.5T está ubicado en el centro de Alta Complejidad de Espora 18, en Ramos Mejía. “Dicho centro se encuentra en la última etapa de su renovación, donde sumamos 3.500 metros cuadrados”.

Por Horacio Kozaczuk, Modality Sales Specialist MR de Philips Argentina

Ingenia Ambition de Philips: la evolución de los resonadores magnéticos

“Tradicionalmente, cuando cualquier institución pensaba en incorporar un sistema de resonancia magnética (RM) de alto campo, daba por hecho que iba a requerir helio líquido para el mantenimiento de dicho sistema. Y esto era una asociación directa desde el nacimiento mismo de la técnica de resonancia magnética: alto campo; necesidad de helio líquido. ¿Por qué se necesita helio líquido? Porque para mantener el magneto activo, se requiere que el mismo se encuentre en estado súper-conductivo; y hasta la aparición de Ingenia Ambition, esto sólo se lograba manteniendo la bobina súper-conductiva sumergida en un contenedor cuya capacidad varía entre 1.500 – 2.000 litros. Por otro lado, el helio líquido tiene una tasa de expansión muy grande cuando pasa de estado líquido a estado gaseoso, motivo por el cual este tipo de magnetos no podía cerrarse porque la elevación de presión en caso de emergencia sería tan grande que podría provocar una explosión del sistema. Por este motivo, los sistemas tradicionales cuentan con una válvula de seguridad que mantiene la presión dentro del magneto; y que se abre en caso de incrementos de presión.

El helio líquido, en los equipos más modernos, prácticamente no se evapora en tanto funcione correctamente la cadena de frio del equipo. En caso que esto falle (desperfectos, cortes de energía; mal funcionamiento; mantenimientos programados), parte del helio líquido se evapora de forma natural y el mismo debe eventualmente reponerse, motivo por el cual siempre deben considerarse espacios amplios para poder hacer llegar los termos de helio hasta el equipo con los que se lo rellena de forma periódica.

Por otro lado, en los equipos de RM puede ocurrir un evento de emergencia llamado “quench”. El mismo se trata de la desactivación muy rápida del campo magnético, lo que puede ocurrir en caso de emergencia (riegos de vida dentro del equipo; incendio; etc) o de algún tipo de incidente. Cuando esto ocurre, toda la energía contenida en la bobina superconductora se libera al helio líquido, provocando un aumento importante de presión y liberando a los cuatro vientos una enorme cantidad de helio gaseoso frío producto de la evaporación del helio líquido. Este helio es conducido por un ducto de “quench”, el cual debe recorrer en algunos casos largas distancias, pasando por distintos ambientes (afectándolos estéticamente) y estando fabricado con materiales especiales y quedando protegido para la temperatura y presión que debe soportar (- 268°C – bajo cero). Como resultado, el equipo quedará inactivo hasta 20 días (debe revisarse el magneto; conseguir una cantidad importante de helio líquido; reponerlo dentro del magneto; conseguir las herramientas para reactivar el campo; controlar que todo haya quedado en correcto estado de funcionamiento); con el consecuente lucro cesante de la institución; que se suma a la importante inversión que debe hacerse para dejar el equipo operativo para reponer el helio líquido perdido, que puede alcanzar los US$ 64.000 (el valor del litro de helio líquido es de unos US$ 32; y se requieren al menos 2.000 litros de helio para dejar el sistema operativo). Las estadísticas mundiales hablan que el 66% de los equipos de RM han tenido en los últimos diez años al menos un evento de quench (a través de todas las marcas), por lo que la posibilidad de ocurrencia de estos eventos no es tan menor.

Hace algunos años, se empezaba a hablar en la industria de buscar lograr conseguir que un magneto permanezca súper-conductivo con una cantidad menor de helio (del orden de 30 litros). Todo esto era desafiante, ya que se trabajaba con prototipos, pero sin llegar hasta productos concretos. Hasta que en 2018, Philips presenta oficialmente en el mercado la nueva tecnología BlueSeal, donde consigue lograr las mismas características de un magneto convencional, pero con tan solo 7 litros de helio, lo que le permite sellar el magneto contenedor, de forma tal que no haya posibilidad de pérdida ni de ingreso de helio al sistema. Esta tecnología BlueSeal de “Magneto Sellado” es la que permite el cambio radical en el paradigma clásico de resonancia magnética. El magneto sellado no requiere cargar nunca más helio en la vida útil del equipo (de hecho no tiene forma de hacerlo).

Entre las ventajas que ofrece esta tecnología, se encuentran: Operación ininterrumpida del sistema de resonancia magnética: Ingenia Ambition no requiere parar el servicio por las cargas de helio periódicas que requieren las tecnologías tradicionales.

Menos peso del sistema: Ingenia Ambition pesa casi 1 tonelada menos (900 kilos), debido a la menor cantidad de helio y al reducido tamaño del contenedor. Esto redunda en que el equipo puede colocarse en pisos superiores con menores costos constructivos, generando ahorros en tal sentido.

No requiere de ducto de “quench”: Como el helio no puede escapar, no se necesita de ducto de quench que es obligatorio en los equipos tradicionales. Esto representa un importante ahorro en la colocación del sistema (el precio del metro lineal del ducto de quench ronda los US$ 1.000, y se requiere no menos de 10 metros en una instalación promedio que no tenga complejidad. Ha habido casos donde el ducto demanda recorrer hasta 30 metros para llegar a su destino final, con su consecuente costo constructivo). Por otro lado, toda institución necesita de procedimientos de evacuación del ambiente donde se realiza el estudio (en los magnetos tradicionales), ya que se produce un desplazamiento del oxígeno de la sala cuando se libera helio al aire; además de rutinas de mantenimiento periódico de dicho ducto para evitar que el mismo se bloquee (agua, basura, etc). Todo esto se evita con la tecnología de Ingenia Ambition.

Puede colocarse en cualquier ambiente: El menor peso y el no depender de un ducto de quench, hacen del Ingenia Ambition un equipamiento susceptible de colocarse en distintos tipos de lugares. Esto no se podía realizar en los equipos tradicionales, ya que la disposición del ducto de quench (para encontrar el camino más próximo a los cuatro vientos) y el peso (losas más importantes) limitaba las posibilidades de colocación de los aparatos de resonancia magnética, quedando en algunos casos desconectado de las áreas de diagnóstico por imágenes de las instituciones.

Mantiene las características de magneto BlueSeal: estabilidad temporal, homogeneidad y FOV (campo de visión) son parámetros que encontramos en nuestros equipos premium con magnetos tradicionales (los más exigentes del mercado).

Requiere el mismo enfriador de agua (chiller) que los equipos tradicionales: consume la misma energía que los equipos tradicionales (el cual es muy bajo, gracias a la tecnología PowerSave con que Philips dota a todos sus equipos desde hace varios años); y posee un cabezal de enfriamiento similar al que poseen los aparatos de tecnología tradicional. Lo que se ha modificado es la forma de enfriamiento del material superconductor; la cual es controlada por un sistema de inteligencia artificial que asegura el correcto funcionamiento del sistema.

Finalmente, siendo Ambition un integrante de la familia Ingenia, el equipo cuenta con tecnología de adquisición de datos 100% digital, un estándar creado por Philips y que es única en el mercado, que le garantiza la mejor señal y el mayor ancho de banda para manejo de información prácticamente sin límites. El sistema 100% digital logra captar la señal más pura digitalizándola en el origen mismo de la señal – dentro de la bobina; característica que sigue siendo única pero que confiamos en que todas las empresas eventualmente realizarán, ya que es el paso de evolución lógico de la tecnología de radiofrecuencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighteen − sixteen =