30 julio, 2021

Crecen las alianzas estratégicas entre empresas de TI y laboratorios

Crecen las alianzas estratégicas entre empresas de TI y laboratorios

La Inteligencia Artificial (IA) se consolida en el sector salud como una herramienta clave para diferentes escenarios, entre ellos, el de diagnosticar precozmente patologías como el Alzehimer sobre la base de grandes cantidades de datos digitalizados, y llegar también a la medicina personalizada. La IA es el lazo que une a laboratorios y compañías de IT en el desarrollo de investigaciones cuánticas moleculares que les permitan crear medicamentos innovadores y/o testear comportamientos y patrones para prevenir enfermedades, además de un sinfín de otros proyectos que no trascienden y que, seguramente, superan los propios límites de la imaginación.

Los trabajos conjuntos de Boehringer Ingelheim con Google, de Novartis con Microsoft, de Pfizer con IBM, de Bayer con Capgemini y de Iktos con Almirall, son sólo algunas de las tantísimas muestras del amanecer de la nueva era para la ciencia, la tecnología y la salud.

Indagar la supremacía cuántica. Boehringer Ingelheim y Google trabajan en la aplicación de la computación cuántica a las simulaciones de dinámica molecular. Más específicamente, y durante los próximos tres años, el Laboratorio Cuántico de Boehringer y Google Quantum AI pondrán a los algoritmos a potenciar la creación de medicamentos innovadores bajo nuevas formas de producción.

“La computación cuántica es una tecnología emergente, pero estamos convencidos que podría ayudarnos a proporcionar medicamentos innovadores y revolucionarios en el futuro”, dijo Michael Schmelmer, miembro de la Junta de Directores Generales de Boehringer Ingelheim con responsabilidad en Finanzas y Funciones Corporativas.

La farmacéutica se encuentra en un proceso de transformación digital más amplio que, además, prevé iniciativas de IA y ciencia de datos; al tiempo que la computación cuántica le permite simular y comparar con precisiones mucho más grandes de las actualmente posibles.

“El modelado extremadamente preciso de sistemas moleculares se anticipa ampliamente como una de las aplicaciones más naturales y potencialmente transformadoras de la computación cuántica” expresó Ryan Babbush, director de Algoritmos Cuánticos de Google, y admitió que les “complace esta sociedad” de cara a poder “explorar casos de uso y métodos para simulaciones cuánticas de química”.

Predecir el Alzheimer. A fines de 2020, IBM y Pfizer anunciaron el desarrollo conjunto de un modelo de IA que es capaz de predecir con un 71% de exactitud la aparición de Alzheimer en personas sanas y sin otros factores de riesgo.

La apuesta recurre al análisis de pequeñas muestras no invasivas del lenguaje del paciente, obtenidas a través de test cognitivos en personas sanas de 65 años. Se trata de marcadores lingüísticos que, mediante un modelo de IA, produciría resultados predictivos valiosos y hasta superiores a los obtenidas en la escala clínica (59%).

Crear moléculas virtuales. La startup francesa especializada en soluciones de IA -Iktos- y la farmacéutica dedicada a los cuidados de la piel –Almirall- trabajan en conjunto, desde diciembre de 2019, en el desarrollo y descubrimiento de nuevos fármacos.

“Esta colaboración es un ejemplo de cómo pretendemos explorar las enormes posibilidades que ofrece la tecnología para encontrar nuevas moléculas y acelerar el desarrollo clínico”, señaló Bhushan Hardas, executive VP I+D y Chief Scientific Officer de Almirall.

Mediante esta sociedad, la farmacéutica busca resolver uno de los principales desafíos del diseño de fármacos: la identificación rápida y repetitiva de moléculas que cumplan simultáneamente los múltiples atributos bioactivos y criterios necesarios para el avance en el desarrollo preclínico y clínico.

Re-imaginar la medicina. Novartis avanza en el desarrollo de una estrategia de transformación digital profunda, que también involucra la incorporación de soluciones de IA para la que recurrió a Microsoft. “Alianzas como esta nos ayudarán a cumplir nuestro propósito de re-imaginar la medicina para mejorar y prolongar la vida de los pacientes”, dijo Vas Narasimhan, CEO de Novartis, y agregó que, gracias al acuerdo con Microsoft, buscan “transformar la forma en que descubrimos y desarrollamos medicamentos para el mundo”.

A fines de 2019, la farmacéutica anunció la creación de su laboratorio de innovación de IA para el que seleccionó a Microsoft, como socio en IA y ciencia de datos para desarrollar investigaciones de química generativa, la administración inteligente de terapias y la optimización de las terapias celulares y génicas a escala.

Potenciar las ciencias de la vida. Capgemini y Bayer firmaron en 2019 un contrato superior a los mil euros para que, durante seis años, avancen en la transformación digital del laboratorio, renueven la infraestructura IT, sus herramientas de ERP, de Business Intelligence y de Analytics, así como avancen en la integración de los servicios del nuevo ecosistema de proveedores.

“Las principales empresas de TI como Capgemini pueden lograr efectos de escala y tienen un poder innovador del que queremos beneficiarnos” dijo Daniel Hartert, director de información de Bayer, y agregó que centrarán sus competencias de IT internas en “generar valor para los negocios de la industria de las ciencias de la vida, con soluciones diferenciadoras en un mundo cada vez más digital”.

Volver al futuro. La posibilidad de desarrollar medicamentos personalizados o realizar tratamientos de formas no invasivas, preventivas e innovadoras son algunos de los horizontes que la Salud se reserva de la mano del uso de las diferentes herramientas tecnológicas del mercado. Así; la detección de tumores o de enfermedades como esclerosis múltiples, Alzheimer y Parkinson son algunos de los padecimientos sobre los cuales las investigaciones y las promesas avanzan.

Es fácil imaginar que estas nuevas habilidades se traducirán en cambios sociales, ambientales, económicos y demográficos. El ser humano parece haberse garantizado, cada vez más, más y mejores condiciones para atender su bienestar; resta saber, a futuro, si entre tanta prueba y error, habrá conservado su humanidad.

Por Noelia Tellez Tejada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 3 =