IoT: Las aplicaciones más allá del marketing

Entre las tendencias mundiales más resonantes del momento se encuentra la del Internet de las Cosas (Internet of Thingns –IoT-, por sus siglas en inglés). Se trata de la posibilidad de conectar cosas, monitorearlas y extraer información a la que se puede acceder a través de Internet. En el caso de las cosas médicas, la sigla sumo una letra: IoMT (Internet of Medical Things).
Los dispositivos IoMT se conectan a otros dispositivos y/o a plataformas en la nube de Internet en las que se pueden almacenar y analizar los datos capturados. Pueden desencadenar una acción pautada en protocolos a lo que se suma que los profesionales de la salud cuentan con información vital para la toma de decisiones.

Ejemplos de IoMT incluyen la monitorización remota de pacientes con enfermedades crónicas o de largo plazo; el seguimiento de medicación, la ubicación de pacientes ingresados a los centros de salud, o los más comunes que se valen de dispositivos Weareables (vestibles) como relojes y otros diseñados para cuidar la salud. Pero también bombas de infusión que se conectan a paneles analíticos y camas de hospital equipadas con sensores que miden los signos vitales de los pacientes. Todos que pueden desplegarse como tecnología IoMT.

Comunicación. Para que estas cosas se conecten, necesitan redes de comunicación. En la Argentina, se espera el despliegue de la quinta generación celular (5G) porque además de velocidad, otorgará confiabilidad en la transmisión de datos. Mientras tanto, prestadores como Movistar, Claro y Personal prueban IoT sobre las redes 4G con tecnologías como Long Term Evolution for Machines (LTE-M, ya disponible en el área metropolitana) y Narrow Band Internet of Things (NB-IoT). Sin embargo, hoy los mayores avances en conectividad de dispositivos IoT se apoyan en redes de largo alcance y bajo consumo como LoRA y Sigfox, las cuales a diferencia de las móviles trabajan sobre espectro no licenciado, es decir, que no debe concursarse para utilizarlo, algo que las convierte en las alternativas ideales para probar el potencial del IoT sin realizar fuertes inversiones. Lo hacen en una porción de la banda de 900 MHz y transmiten la información en pequeños paquetes de datos. Y suelen ser los Proveedores de Servicios de Internet (ISP, por sus siglas en inglés) de distintos puntos del país los que desarrollan prestaciones de IoT junto con los principales representantes de LoRa y Sigfox en el país: Yeap y WND Argentina, respectivamente.

Maria Eliana Rappallini, gerente de Tecnologías Médicas de EXO

Maria Eliana Rappallini, gerente de Tecnologías Médicas de EXO, explicó a Telemedicina. Salud en línea que “las redes Sigfox y LoRA permiten la conexión de dispositivos a gran distancia, las cuales optimizan en forma notoria el consumo de las unidades comunicacionales”. “De esta manera –sostuvo-, habilitan el despliegue de gran cantidad de aparatos, sin necesidad de alimentación cableada, siendo óptimas para implementarse en soluciones de campo, ciudades o grandes predios”.
Por su parte, Fabián Audisio, director Comercial Regional de Boreal Technologies, dijo que “la cobertura de las redes LoRA en el país revelarán su impacto en la industria de la salud paulatinamente, y nosotros contamos con soluciones para implementaciones locales en ámbitos limitados de LoRA”.

Fabián Audisio, director Comercial Regional de Boreal Technologies

Disrupción. Un elemento central en el desarrollo del IoMT es que se masificó la fabricación de dispositivos móviles con etiquetas de identificación de radiofrecuencia (RFID) y de comunicación de campo cercano (Near Field Communication –NFC-, por sus siglas en inglés) que permiten a los aparatos compartir información con sistemas informáticos.
RFID se basa en la identificación de un objeto o persona, usando medios inalámbricos o de radio frecuencia (código de barras, lectores ópticos, lectores biomédicos) y su sistema está compuesto por etiquetas o tags, lectoras y una computadora que procesa la información. Las etiquetas se adhieren al objeto que se quiere identificar, y su principal desventaja es que están expuestas a desgaste por roce o manipulación.

En el sector salud, la tecnología RFID se ha utilizado para aplicaciones de identificación de activos, y en logística de transporte de insumos. Pero también puede aplicase a seres vivos. En este caso, el problema de colocar una etiqueta sobre el ser vivo se vuelve crítico porque, no solo está expuesta a desgaste por roce o manipulación, sino a la posibilidad de que se extravíe. Por ello, se han diseñado dispositivos implantables que contienen una etiqueta, y que se usan hoy más en animales, aunque su utilización en seres humanos está comenzando.
Las etiquetas RFID también se pueden colocar en equipos médicos y suministros para que el personal del hospital pueda estar al tanto de las cantidades que tienen en stock.

Zebra Technologies, Telectrónica, BlueIT, Sato Argentina y Boreal Technologies son algunas de las compañías que proveen soluciones móviles para la industria de la salud. “Llegamos con equipamiento relacionado con impresión de precintos con códigos de barras (QR o lineales), precintos RFID, mixtos, y equipos de cómputo móvil de condición “healthcare” que permiten ser lavados con compuestos químicos relacionados a la salud”, detalló el ejecutivo de Boreal Technologies. “Adicionalmente -expresó- contamos con computadores de carcasa de acero inoxidable para laboratorios u hospitales”. Algunas soluciones de Boreal son provistas en forma autónoma y otras son integradas.

Aplicaciones. Para el ámbito de la salud, Rapallini de EXO explicó que “si bien IoT hace mención a conectar objetos a Internet, una de las componentes importantes con las que cuenta, es el manejo de los datos y la interacción de los mismos con otras unidades de información”. Entre las soluciones de IoT de EXO se encuentran seguimiento de bienes, cadena de frío, control de consumo, botones de pánico, sensado de inundación
El uso de dispositivos IoMT para monitorear de forma remota a los pacientes evita que muchos deban viajar a un centro de salud o consultorio para determinados controles. Ejemplos en este sentido lo representan las enfermedades crónicas (corazón, cerebrovasculares, de las vías respiratorias y diabetes, entre otras) que requieren del monitoreo constante de distintas variables. También el seguimiento de los pedidos de medicación y la ubicación de los pacientes ingresados en los hospitales.

EXO, por ejemplo, llega con la plataforma de telesalud ADistal, compuesta de un sistema Integral de observaciones y diagnóstico a distancia que permite ingresar estudios y hacer interconsultas a centros de diagnóstico o médicos especialistas. También con el CMD (Centro de Diagnóstico Móvil), que permite que un especialista pueda realizar una videoconferencia con un prestador de atención primaria y reciba los parámetros del paciente (ECG, SpO2, temperatura y presión arterial no invasiva) en tiempo real en cualquier computadora o dispositivo móvil conectado a Internet y sin requerir un hardware especial. Los estudios también pueden enviarse para una asistencia a distancia de manera asincrónica.

En la Argentina, el CDM es utilizado por la ONG Cascos Blancos en sus en misiones de paz (actualmente se encuentra en Mozambique, Madagascar y asistiendo a los refugiados de Venezuela en Colombia). Además, las Fuerzas Armadas cuentan con el equipo en el Rompehielos ARA Irizar, en la Base Antártica Orcadas, en la Base Antártica Vicecomodoro Marambio, en la Base Antártica Esperanza y en la Base Antártica San Martín. En este caso, el CDM es utilizado tanto para evaluaciones de rutina en contacto con especialistas que se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires, en Ushuaia, en Puerto Belgrano o incluso entre las distintas bases y también para realizar evacuaciones de emergencia por vía aérea y marítima.